Cuatro municipios ribereños estudian depurar sus aguas

I.M.L.
-

San Juan del Monte, Peñaranda, Quemada y Zazuar se decantan por instalaciones individuales por el menor coste.

Cuatro municipios ribereños estudian depurar sus aguas - Foto: David Castro

Los cuatro municipios ribereños que están buscando una alternativa viable para realizar la depuración de sus aguas, San Juan del Monte, Peñaranda de Duero, Zazuar y Quemada, han estudiado las tres opciones factibles técnicamente y apuestan por la más económica, a la vez que apta para la función que debe realizar. 

Tras conocer de primera mano las posibilidades y escuchar a los técnicos de la Junta de Castilla y León que visitaron las localidades, les aconsejaron que la opción más viable es la de construir una depuradora en cada uno de los núcleos poblacionales, con el sistema que tiene la del barrio de La Calabaza de Aranda. "Tendría un coste de uno 200 o 250.000 euros, dependiendo del volumen poblacional, y, además, tiene la ventaja de que no supone gasto alguno de electricidad y poco de mantenimiento, ya que solo necesitaría que pasase un camión succionador una vez al año", reconoce Juan Carlos Rocha, alcalde de San Juan del Monte, que visitaba junto a los técnicos y sus homólogos esta depuradora en el barrio arandino, que da servicio para el centenar de vecinos habituales, que se puede incrementar hasta los 500 en verano, "suficiente para cualquiera de nuestros pueblos". 

Sobre la mesa estaba la alternativa de construir una depuradora para las cuatro localidades, pero Rocha reconoce que el coste de esta inversión es totalmente inviable para municipios de estas características. Otra alternativa era construir un colector para entroncar con la depuradora del barrio de La Calabaza de Aranda, pero las necesidades técnicas encarecían esta propuesta. "La idea era buena, pero teníamos que llevar el colector hasta el IES Sandoval y Rojas, además de que el escaso desnivel, de 3 milímetros por metro cuando se necesita un mínimo de un centímetro, obligaba a realizar dos o tres bombeos para salvar el desnivel, lo que nos suponía un gasto inicial de 1,3 millones hasta La Calabaza, que se incrementaría por tener que llevarlo hasta el instituto", explica Rocha.

Ahora, los esfuerzos de estas cuatro localidades se van a centrar en conseguir la financiación o las ayudas públicas necesarias, tanto en la Junta de Castilla y León como en la Diputación de Burgos y en la Confederación Hidrográfica del Duero.