¿Un piso como alternativa al desplome del Ibex?

G. ARCE
-

«Una buena vivienda, bien ubicada, es una inversión segura en el tiempo», cree Javier Sastre, profesor de Finanzas Internacionales y Economía Financiera de la UBU

¿Un piso como alternativa al desplome del Ibex? - Foto: Luis López Araico

El dinero es temeroso y siempre busca refugio seguro. La vivienda empieza a despertar el interés de esos inversores que no aguantan la tensión de un Ibex-35 que ha perdido un 25% de su valor en los últimos tres meses y que promete más sustos hasta final de año. Al menos, pensarán los interesados, la pérdida de valor de un inmueble (que también lo sufre), no se puede conocer al minuto desde el teléfono móvil como el vaivén de las acciones.

Es posible, reflexiona el profesor de Finanzas Internacionales y Economía Financiera de la UBU, Javier Sastre, que aquellos que tenían liquidez en marzo para invertir en Bolsa se hayan decantado por el sector inmobiliario buscando precios más competitivos y menos altibajos. Ahora, la prima de riesgo por invertir en Bolsa es mayor que cualquier otra inversión.

Pero el que compra vivienda como inversión -un cliente que, al parecer, ha reaparecido en los últimos días en las promotoras- busca un valor seguro en el tiempo: inmuebles con solera y en zonas residenciales de prestigio, como el centro histórico de Burgos. «La crisis de 2007 nos demostró que la vivienda pierde valor como las acciones, pero en el mercado bursátil como en el inmobiliario un buen título comprado a buen precio es una inversión segura. Una buena vivienda, bien ubicada y comprada a buen precio es una inversión segura en el tiempo».

Sastre asegura que en Burgos no se han registrado las enormes inversiones inmobiliarias como en Barcelona o Madrid, muchas de ellas realizadas con vistas al alquiler turístico, un mercado que ahora queda dañado con el cierre de fronteras y las limitaciones a la movilidad. Sin embargo, en la ciudad están en marcha promociones emblemáticas cuyo valor puede trascender el actual momento de incertidumbre.