Los conciertos en la plaza del Trigo no dañan las bodegas

I.M.L.
-

El resultado del estudio geotécnico del suelo en este punto confirma que puede albergar sin peligro grandes concentraciones de personas

La máquina de sondeo extrajo tres muestras del suelo de la plaza. - Foto: Endusa

La alarma que encendió el informe del jefe de la Policía Local sobre el estado del subsuelo de la plaza del Trigo y los efectos que sobre él podría tener la celebración de eventos como los conciertos matinales durante Sonorama Ribera ha quedado reducido a papel mojado. Después de dos informes preliminares, en los que ya se apuntaba que los riesgos de derrumbe eran casi anecdóticos, el definitivo informe geotécnico ha despejado cualquier duda o suspicacia que pudiera haber sobre la resistencia de este enclave. «Consideramos que la celebración de eventos musicales con altas concentraciones de personas en la plaza del Trigo de la localidad de Aranda de Duero, no afecta a las bodegas ubicadas en el subsuelo de la misma», afirma tajante en sus conclusiones la empresa Endusa, encargada de este trabajo técnico y que se ha basado en el estudio estratigráfico de las diferentes capas que conforman el suelo de este punto del casco histórico de la capital ribereña.

Analizando las catas del terreno que se realizaron en tres puntos diferenciados de la plaza del Trigo, los expertos explican que el suelo de este enclava tiene entre 4 y 6 metros de grosor de grava antes de que aparezcan las capas arcillosas que son en las que se excavaron las bodegas. Con esta composición del suelo, han realizado un análisis de las cargas estáticas y dinámicas que se transmiten al subsuelo cuando se celebran allí eventos con gran concentración de personas. El informe especifica que se han registrado «valores despreciables de cargas transmitidas en profundidad» ya que «la mayor parte de la energía es amortiguada y/o disipada en los primeros centímetros del subsuelo» sumado a que la masa total que se estima por cada metro cuadrado, superficie en la que se pueden juntar no más de cuatro persona, es escasa.

obras son derrumbes. Los expertos que han elaborado este informe técnico recogieron también las quejas sobre pequeños derrumbes e inestabilidades en alguna de las galerías subterráneas de las bodegas que conforman el subsuelo de la plaza del Trigo, principalmente la de ‘La Navarra’, que gestiona y conserva la Peña La Ribera. Esos desprendimientos se detectaron «cuando se realizaron las obras de remodelación de la citada plaza», debido al uso de «maquinaria pesada utilizando martillo rompedor y realizando impactos de carácter plástico y de mucha mayor energía que la que pudiera producirse durante los eventos» como los conciertos de Sonorama Ribera.
En el trabajo de campo, los técnicos hablaron con responsables de esta bodega, que les trasladaron que «durante la celebración en los últimos años de los eventos musicales en la plaza, no se han producido inestabilidades ni se han notado vibraciones ni movimientos estructurales que pudieran alertar de un posible fallo en la estructura de las bodegas», confirmando así sus apreciaciones técnicas.