San Isidro, parque automovilístico

C.M.
-
Imagen de los vehículos invadiendo zonas verdes. - Foto: DB

Aparcar el coche no solo es complicado en Gamonal, barrio que tiene este sambenito, tampoco resulta fácil en otras zonas como el sur de la ciudad donde hay calles muy estrechas y casas antiguas sin aparcamiento pero ello no es una excusa.

Es lo que está ocurriendo en el entorno de la calle Alba de Tormes, situada a los pies del parque de San Isidro. Los vehículos aparcan por cualquier lado y han llegado a invadir un área de juegos infantiles con el consiguiente riesgo que ello conlleva. De hecho los vecinos explican que en más de alguna ocasión se han llevado algún que otro susto debido a que los más pequeños juegan al fútbol en el entorno ajenos al trasiego de los coches.
Aunque hay una zona de grava que siempre se ha utilizado como estacionamiento, lo cierto es que poco a poco han ido conquistando el espacio verde degradándolo todavía más. 
Todo el entorno presenta un aspecto descuidado, con la maleza invadiéndolo todo y en algunas ocasiones hasta lleno de suciedad. El Ayuntamiento colocó bancos de piedra y columpios pero ambos están muy deteriorados. Únicamente los operarios de parques y jardines han talado las ramas de algunos árboles que se habían caído por el viento. 
Hasta ahora la zona verde había sido respetada por los automovilistas pero ahora está siendo tomada por los coches, furgonetas e, incluso, algunos vecinos han comprobado que también se estacionan camiones. Muchos se meten hasta casi las faldas del nuevo parque de San Isidro para buscar la sombra de los árboles, a pesar de que hay una señal de prohibido excepto para vehículos de la empresa que gestiona los parques y jardines. «Es una zona totalmente abandonada y está a diez minutos del centro», aseguran residentes en esta calle, la más próxima al pequeño parque. 
Los vecinos del entorno se han puesto en contacto con la asociación Nuestro Barrio para trasladarles el problema, que a su vez ha presentado un escrito en el registro del Ayuntamiento acompañado de una serie de fotografías sobre el estado de la zona. Reclaman que los técnicos municipales evalúen la situación y propongan una serie de medidas para «preservar, conservar y mejorar la zona, especialmente para las personas que hacen uso de ella y, sobre todo, lo más pequeños que pasean y juegan en ella».
También recuerdan que es «la única manera de que conductores desaprensivos y oportunistas lo sigan usando como párking particular o como sombra en verano para sus vehículos». 
vallado. Finalmente, los residentes proponen como una posible solución que se valle el perímetro del parque y se prohíba el acceso a cualquier vehículo. Ello serviría para regenerar la zona, previas labores de mantenimiento por parte del Ayuntamiento.
Los vecinos también reclaman mejoras en el nuevo parque de San Isidro, en el que se invirtieron 1,1 millones. Adolece de mantenimiento y presenta un mal estado debido a los vándalos, que han partido numerosos árboles. Bien es cierto que las diferentes especies que se plantaron hace 3 años van poco a poco adquiriendo más porte pero todavía quedan otros 7 para que adquiera su plenitud. 

La zona de juegos infantiles está invadida por la maleza.  Jesús J. Matías
La zona de juegos infantiles está invadida por la maleza. - Foto: Jesús J. Matías