Adeco Bureba revitaliza 107 kilómetros de sendas comarcales

S.F.L.
-

Los trazados de la Vía Bayona y de la Calzada Romana se acondicionarán para mejorar las posibilidades de promoción turística. La Asociación invertirá 10.181 euros en el proyecto

Los miliarios son columnas que se colocaban en el borde de las calzadas romanas para señalizar las distancias.

La Asociación para el Desarrollo Comarcal Bureba (Adeco Bureba), trabaja en un proyecto de revitalización de rutas y senderos incluidos en todo su territorio, de los que 107,3 kilómetros pertenecen a la comarca burebana. De este modo, se pretende optimizar su  estado de conservación con el fin de mejorar las posibilidades de promoción turística aprovechando los recursos naturales. A pesar de que esté pendiente de definir el reparto de ayudas en función de los costes definitivos del conjunto de las actuaciones, Adeco destinará 10.181,87 euros.
Dentro de los itinerarios culturales que necesitan mejorar su estado se encuentran la Vía Bayona y la Vía de Italia a Hispania, más bien conocida como la Calzada Romana. Cinco tramos de la ruta que une Bayona con Santiago de Compostela (de 107,2 kilómetros) transcurren por la zona operativa de Adeco (La Bureba, Oca-Tirón, Ebro-Treviño y Río Ubierna-Las Navas); y dos de ellos pasan por la comarca burebana. Son las etapas 10, que se dirige desde Pancorbo hasta Briviesca atravesando Zuñeda, Grisaleña y Cameno de 23,4 kilómetros; y 11, que va desde la capital burebana hasta Monasterio de Rodilla pasando por Prádanos, Castil de Peones, Revillagodos, Quintanavides y Santaolalla, con un total de 19,8 kilómetros.
Técnicos de la Asociación han realizado los recorridos y han analizado las principales deficiencias que presentan. El arte urbano a modo de grafiti tapa la información de uno de los paneles, las flechas amarillas de alguna baliza han desaparecido y la vegetación ha crecido considerablemente. Todos ellos son problemas menores que se solventarán con una mínima inversión. Las asociaciones del Camino de Santiago de Miranda de Ebro y de Briviesca se están encargando, de manera altruista, de ejecutar actuaciones para enriquecer su estado. «Es importante que las balizas estén correctamente señalizadas para  no incidir a error a los caminantes», explica Miguel Ángel Petit, gerente de Adeco Bureba. En el caso de la Calzada Romana, que está compuesta por dos tramos, el gasto requerido será algo mayor porque requieren más tareas de acondicionamiento. El primer tramo, con una distancia de 16 kilómetros, arranca desde Cerezo de Río Tirón y va hasta Briviesca; y el segundo, de 6, está en el término municipal de Quintanapalla, que además coincide en espacio con el de la Vía Bayona. 
En este itinerario cultural se aprecian más problemas. Un miliario ha desaparecido, otro está arrancado y varios inclinados. También presenta atriles en mal estado y tramos mal señalizados. Como hay alguna parte del recorrido que no va por la Vía Romana porque no se puede pasar, el sendero va por otro lado. «Nos encargamos de poner balizas con plazas de color verde para que el andarín supiese que estaba transcurriendo por la Calzada y otras de azul para indicar que se encuentran en un tramo alternativo», añade Petit. Las asociaciones Amigos de Santa Casilda de Briviesca, la Cultural de Quintanilla San García y vecinos de Cerezo, aportarán su ayuda para realizar los trabajos de mejora. Por otro lado, el proyecto incluye la revitalización de cuatro rutas de senderismo en la comarca en Poza de la Sal, y en Quintanaélez y Navas de Bureba; y otras cuatro en territorio Adeco. También la del GR-291, donde se pintarán marcas, se desbrozará y repondrán señales.