Abre al público La Pasión, según Venancio Blanco

G.G.U.
-

Ya puede visitarse 'Et incarnatus est', una selección de 29 esculturas y dibujos de la producción que el salmantino Venancio Blanco dedicó al tema religioso. «Fue vital en su trayectoria», señaló su hijo. La muestra está en la sala Valentín Palencia

Las aristas de La Pasión, abierta al público - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El hijo de Venancio Blanco, Francisco Blanco, afirmó ayer que el artista al que ahora se homenajea en Burgos «acariciaba a su Cristo con la mirada y las manos». El posesivo aludía a la versión número 3 del Cristo que vuelve a la vida, una de las piezas centrales de Et incarnatus est y también una de las más «emblemáticas» en la trayectoria del salmantino, que sustituyó el metal por el pino de Valsaín para tratar de «captar» el instante en el que «el frío de la muerte, todavía presente en la escultura, es vencido por el calor de la vida cuando Jesús hace ánimo de incorporarse». La Pasión de Jesucristo es, de hecho, el tema central de esta selección de las piezas que el artista neofigurativo dedicó al tema religioso, juzgado por su hijo de «vital» en su fructífera producción «Todo el arte es religioso, afirmaba», señaló.
En total, Et incarnatus est. Venancio Blanco. Obra religiosa reúne casi una treintena de esculturas y dibujos representativas de su imaginario «Cristocéntrico». Desde esta mañana y hasta el próximo 27 de octubre estará abierta al público en la sala Valentín Palencia de la Catedral, donde ayer volvieron a aglutinarse un centenar de personas, admiradoras de la obra del salmantino y, la gran mayoría, autoridades. Entre ellas, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien se confesó «emocionado» porque su «primer gran acto cultural como presidente» versara sobre un paisano al que «tenía gran aprecio».
Fernández Mañueco fue el responsable de cerrar la ronda de discursos que había abierto media hora antes el vicepresidente del Cabildo, Juan Álvarez Quevedo, porque la muestra está financiada por la Junta. Es una de las actividades ‘estrella’ del programa de la Fundación VIIICentenario para este año y, de hecho, el popular señaló que es representativa de las tres «vertientes» que ha de reunir la colaboración entre el gobierno autonómico y el ente coordinador de  los actos relacionados con los 800 años del templo, que se cumplirán en 2021 pero ya se celebran:«Cultural, de promoción turística y de recuperación y difusión del patrimonio de la diócesis de Burgos».
En este caso, el visitante podrá entrar en contacto con esta selección de la obra religiosa de Venancio Blanco (Salamanca, 1923 - Madrid, 2018) en un espacio privilegiado para ello: el claustro bajo del emblema artístico burgalés. La comisaria, Nuria Urbano, fue explicando a los muchos asistentes a la inauguración oficial el detalle de cada una de las 29 piezas seleccionadas. Entre ellas, la Anunciación de 1961, una de sus primeras fundiciones, que está muy ligada a La Piedad de 1974, un boceto a carboncillo de la Sagrada Cena o la ya citada Cristo que vuelve a la vida en madera. Casi todas las obras son propiedad de la fundación a la que el artista neofigurativo da nombre, aunque para esta exposición «única» se ha contado «de manera excepcional» con dos obras de la Fundación Mapfre:Homenaje a la música barroca y un Calvario de gran tamaño.
El acceso es gratuito y podrá hacerse en horario de mañana y tarde. Así, en palabras del arzobispo, Fidel Herráez, los visitantes podrán comprobar «que la fe y su expresión no son una cosa del pasado, sino algo actual y un gran reto. Así lo entendió el gran Venancio Bla