Agroalimentación y automoción suponen la mitad del PIB

Rubén Abad
-

El 56 por ciento de las exportaciones que se realizan en la Comunidad están vinculadas a las factorías de automóviles ensamblados y componentes, un gremio que aglutina 180 empresas «prioritarias»

Participantes en la Mesa de Redacción organizada por ‘Diario Palentino’ sobre la agroalimentación y la automoción. - Foto: Sara Muniosguren

Si uno se para a pensar en las grandes fortalezas de la industria de Castilla y León, lo primero que se le viene a la cabeza son dos sectores fundamentales para la economía regional: la automoción y la agroalimentación. En este contexto, Diario Palentino celebraba esta semana una nueva edición de su Mesa de Redacción, bajo el título de Agroalimentación y Automoción: pilares de la economía palentina. Un animado debate en el que participó el consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, junto a Gustavo Rodríguez, de Metalimpex Ibérica; Roberto Cossío, de Benteler; Alfonso Jiménez, de Cascajares; y Gerardo Fernández, de Trapa.
Dos sectores pujantes que se han convertido en motores clave para el desarrollo socioeconómico de la Comunidad. Es más, del total de los 58.817 millones de euros del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León, el 25,5% (del orden de 14.998 millones de euros) procede de la automoción y el 23,5% restante (aproximadamente 13.822 millones de euros) de la agroalimentación.
Tal es su repercusión que, del total de exportaciones de la Comunidad, el 56 por ciento tiene que ver con la automoción (36 por ciento coches ensamblados y 20 por ciento componentes). Un gremio que aglutina 180 empresas «prioritarias no solo a nivel nacional, sino internacional», apuntó el consejero, quien añadió que la agroalimentación «va por el buen camino, creciendo y trabajando bien». En este sentido, Barrios puso de manifiesto que, si bien el eje de la automoción está en las provincias de Burgos, Palencia y Valladolid, «a nivel agroalimentario, Palencia pilota mucho y tiene un empuje muy importante».
mercado exterior. Vender en casa está bien, pero las empresas no pueden conformarse con eso. Al menos así lo defienden los participantes en la Mesa de Redacción de Diario Palentino, algunos exportadores desde Palencia y otros con presencia fuera de las fronteras españolas.
En este sentido, Alfonso Jiménez, presidente de Cascajares, afirmó que las sociedades aquí radicadas tienen que ver el mercado «como único y global»y poner lo que se produce en Palencia en todo el mundo, «porque demandan lo que nosotros ofrecemos». «A base de apostar por el comercio exterior (factura en el extranjero 10 millones de euros [dos terceras partes del total] y opera una factoría en Québec, Canadá), la empresa va mucho mejor y el futuro es mucho más halagüeño», agregó. Por su parte, Gerardo Fernández, consejero delegado de Trapa, indicó que «no nos podemos quedar en vender en Palencia y en el resto de la región, hay que mirar al exterior».
Ejemplo de esa internacionalización es también Metalimpex, presente en 14 países. Su director general, Gustavo Rodríguez, defendió que «lo más conveniente es buscar una diferenciación» y subrayó que «no podemos quedarnos en nuestro mercado, sino que hay que buscar siempre nuevas fórmulas de crecimiento».
Sin embargo, la incertidumbre vuelve a apoderarse de ellos en todo lo relacionado con el Brexit, los aranceles estadounidenses o la guerra comercial entre EEUU y China. «La materia primera está subiendo y nosotros dependemos del precio del cacao», afirmó Fernández. En automoción, esta situación de incertidumbre «nos impide tomar decisiones», se lamentó Cossío, aunque reconoció que «también puede ser una oportunidad».
Ante estas dudas, el consejero quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a ambos sectores. «La internacionalización nos ha sacado del agujero en el que estábamos», concluyó Barrios. En este sentido, la Junta mantiene abierta una línea de subvenciones con la que se financian proyectos de expansión internacional de pymes y autónomos y acciones para la promoción y comercialización en el exterior de los productos o servicios. Estas ayudas permiten cubrir los gastos de acciones de promoción internacional (misiones comerciales, participación en ferias, marketing, registro de marcas y productos en países fuera de la Unión Europea), participación en licitaciones internacionales y procesos de implantación productiva y comercial en el exterior. La ayuda puede llegar hasta los 200.000 euros por proyecto.
Transición energética

Sin embargo, si algo preocupa en la provincia es la transición energética.Ocurre en el norte con el cierre de la térmica de Velilla, y la incertidumbre se repite en el sur, donde se asientan las principales factorías del sector automovilístico.
«Vemos el mercado con cierta incertidumbre. No sabemos qué va a pasar en la automoción y cuál será el nuevo modelo, porque estamos abandonando el diésel y en un proceso de cambio que no tenemos muy definido el modelo a seguir y eso ha impactado en las ventas en la automoción», se lamentó Gustavo Rodríguez, de Metalimpex.
En este punto, Barrios lamentó las campañas que se han llevado a cabo «contra el diésel» y la «guerra interna» que mantienen los ministerios de Transición Ecológica y de Industria. «Esto nos está haciendo mucho daño y hay que ser prudentes, porque hay que ir hacia una transición energética equilibrada». En este aspecto, anunció ayudas de hasta 4.000 euros para la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables.