La pasión por un pueblo se refleja en el escenario

S.F.L.
-

Unos 170 vecinos de Oña participan en la XXXII edición de El Cronicón, una representación medieval que explica los orígenes del reino de Castilla

La pasión por un pueblo se refleja en el escenario

Toda obra teatral necesita una dirección. Y El Cronicón de Oña no iba a ser menos. Desde hace cinco años Perfecto Uriel, director de la Casa de la Danza de Logroño, es el encargado de coordinar la representación medieval con la ayuda indispensable de Efrosina Tricio. Si hay algo que destaca de uno de los eventos culturales más populares de la provincia es que todos sus actores son vecinos de la villa sin ningún tipo de estudios ni preparación en arte dramático.

Por ello, Uriel subraya el esfuerzo y el brillante trabajo que realiza cada uno de ellos. Para que todo salga a la perfección, los ensayos de las escenas que componen la obra comienzan en el mes de julio. A partir de entonces se percibe un especial ‘revuelo’ en el pueblo, centrándose sobre todo en la iglesia abacial de San Salvador, lugar donde se ubica la escenificación.

Muchos de los actores que son de otras localidades se acercan hasta Oña a diario para acudir a sus ensayos. «Es muy gratificante trabajar con gente no profesional porque realmente tenemos materia prima por explorar. Poco a poco vamos comprobando como cada uno se va desarrollando sobre las tablas del escenario. Es un honor poder trabajar con gente humilde y ser partícipe del sentimiento de cariño que tienen por su pueblo», declara el director de la obra. Para que todo salga a la perfección, Uriel y Tricio arman todas las escenas juntas y coordinan a los actores para conseguir la unidad en el conjunto de la función.

La pasión por un pueblo se refleja en el escenarioLa pasión por un pueblo se refleja en el escenario - Foto:

El Cronicón, declarado Fiesta de Interés Turístico Regional, basa su éxito en el incomparable marco en el que tiene lugar, la capilla mayor de la iglesia de San Salvador, dando cabida a una escenografía única e irrepetible gracias también al espectáculo de luz y sonido. Una vez dentro del templo y con las primeras notas del Carmina Burana, llegan también los primeros estremecimientos. La sobrecogedora obra de Carl Orff tiene la capacidad de transportar al espectador nueve siglos atrás, a la época en la que se fraguan los acontecimientos históricos que desembocarán en la creación del Reino de Castilla.

 

ESCENA DE CALLE

En el inicio de la función, que se llevará a cabo desde la escalinata de la iglesia al aire libre, se representará el hecho acaecido en 1028 en la ciudad de León, donde fue  asesinado el último conde de Castilla, García Sánchez (hijo del conde fundador Sancho García), el día que iba a contraer matrimonio con la infanta Sancha de León. Este suceso aceleró que Sancho III el Mayor de Navarra gobernará Castilla, como consorte de Doña Munia, hermana del fallecido y condesa de Castilla. El hijo de ambos, Fernando I, será Rey de León y conde de Castilla, aunque también se le considera primer rey de Castilla. «Me parece una lección de historia muy amena», afirma el director. A pesar de que en la memoria de Castilla hubo numerosas  batallas y además coinciden muchos nombres de personajes que pueden crear confusión, El Cronicón consigue que el espectador comprenda lo que ve, narrando de una manera sencilla como si de un cuento se tratara.
Desde sus inicios, la Asociación ha logrado numerosos éxitos y reconocimientos, como el Premio Martinillos de Oro de DB, el reconocimiento Amigos del Teatro de Valladolid, el premio Valores Culturales de Canal 4 televisión, es Fiesta de Interés Turístico Regional y  consiguió llevarse el premio Serondaya a la Innovación Cultural.

 

EL ÉXITO DE LA HISTORIA, MIL AÑOS DESPUÉS

El Cronicón de Oña es un acontecimiento de primera magnitud en el panorama cultural de la provincia de Burgos. Se trata de una representación medieval, que este año cumple su XXXII aniversario, interpretada íntegramente por los vecinos de la villa. De esta forma al valor de exhibir el patrimonio que el pueblo atesora, se une el de relatar la historia que explica su existencia. Unos 170 vecinos trabajan en las diferentes tareas de vestuario, montaje e interpretación para hacer posible la escenificación.

La capilla mayor de la iglesia de San Salvador se convertirá durante cinco días (del 14 al 18 de agosto), en  escenario y su belleza se engrandecerá por el juego de luces y sonidos que acompaña a la acción dramática. Los ensayos durante el verano son una parte más del paisaje del pueblo.

El relato se divide en dos partes. En la primera se representan  acontecimientos que se suceden en la Castilla del Conde Sancho García, desde que toma el cargo de Conde, hasta la lucha contra los musulmanes. La segunda parte alcanza su momento cumbre con la fundación del Monasterio de San Salvador en el 1011. A partir de ahí, se dedica a los personajes que se encuentran enterrados en su panteón real y condal, como los reyes Sancho III de Navarra o Sancho II de Castilla. Detalles minuciosos y un narrador que va contando la historia, hace que sea fácil seguir el hilo a la obra.

Durante las casi dos horas de función, el público podrá disfrutar de escenas donde se interpretan batallas entre moros y cristianos, episodios de amor y de intrigas palaciegas y algo de la historia de la Córdoba califal… La puesta en escena consigue trasladar al espectador a los orígenes de una Castilla embarcada en la reconquista del territorio ocupado por el invasor musulmán.

Pero El Cronicón no solo se lleva a cabo por un director y unos  actores extraordinarios. Detrás de los focos se encuentran un gran número de personas que trabajan en silencio fuera de escena y son parte esencial de la función y sin ellos no sería posible el espectáculo. Se trata de un grupo de colaboradores que controlan hasta el último detalle del vestuario, que ellos mismos han realizado, y del aspecto de los actores antes de salir a escena. Esto es sin duda uno de los secretos de su éxito.

 

AUTOBUSES DESDE BURGOS Y LAS MERINDADES
La Asociación El Cronicón de Oña pone a disposición de los ciudadanos de Burgos y de varias localidades de Las Merindades un autobús hasta la villa condal.
Los días 14 y 16 los burgaleses que no quieran perderse la representación podrán trasladarse hasta Oña por 21 euros (entrada y viaje incluido). El día 18 partirá otro desde Espinosa y hará paradas en Villarcayo, Medina y Trespaderne. El precio es de 17 euros.