La recaudación de impuestos estatales cae un 7%

L.M.
-

La Agencia Tributaria obtuvo 817 millones de euros en concepto de tasas frente a los 878 de 2018.Se constata la ralentización del crecimiento de la economía con respecto al curso anterior y baja elIVA y el impuesto de Sociedades

El descenso de recaudación en Castilla y León alcanzó el 2,5%, mientras que en España creció un 2% en 2019. - Foto: Alberto Rodrigo

La pandemia de la COVID-19 y el parón de la actividad productiva y de consumo no ha llegado precisamente en un momento muy boyante para la economía. Las no muy buenas previsiones de los expertos, que hablaban de un estancamiento del Producto Interior Bruto (PIB) burgalés durante el presente año, no se cumplirán por culpa del estado de alarma instaurado desde el pasado 14 de marzo, y ahora nadie duda de que los números rojos presidirán la mayoría de los balances trimestrales. 
A todo ello se suma un precedente que no hace confiar mucho en una recuperación relativamente rápida; durante 2019 la Agencia Tributaria recaudó en la provincia 817,4 millones de euros, un 7% menos que en 2019.La tendencia, que marca por segundo año seguido un descenso del importe de los tributos tras otros tantos seguidos marcando récords, augura, según el decano del Colegio de Economistas de Burgos, Carlos Alonso de Linaje, un 2020, con la COVID-19 muy presente, «desastroso». A nivel regional, elMinisterio de Hacienda obtuvo de las delegaciones de Castilla y León hasta 4.141 millones, un 2,5% menos que los 4.203 del curso anterior. En el conjunto del panorama nacional, en cambio, la recaudación aumentó y pasó de los 208.684 millones recaudados durante 2018 hasta los 212.807, casi un 2% más. «Se constata la caída del crecimiento de la economía burgalesa; los datos de 2019 fueron peores que los de 2018, y los de este ejercicio, mientras estemos parados, conllevarán una recaudación horrible», apunta.
«Tener agujeros de dos meses con un consumo cero y al menos seis semanas con una producción prácticamente nula, y teniendo en cuenta las enormes necesidades de tesorería que está soportando el Gobierno (ERTE, subidas de paro...) provocará muchas dificultades y a buen seguro un aumento de los concurso de acreedores», confiesa. Además, achaca la bajada de recaudación de 2019 a la citada contracción de la economía y a una contención de los precios.

IVA y alcohol, a la baja. Por partidas, la única que aumenta con respecto a los registros de 2018 es el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que pasa de los 330,1 millones a los 341,2. Este alza, explica el Decano, se encuadra dentro de un incremento de los salarios o una bajada de la renta disponible de los burgaleses.En cuanto al Impuesto de Sociedades, que ha caído un 4,5% hasta los 81,3 millones de euros, Alonso de Linaje alerta de que parte de las empresas, especialmente las multinacionales, tienen su domicilio social en Madrid, lo que provoca que paguen sus tasas en la capital y no en Burgos. «Habría que ver si ha habido una fuga, hecho que tenemos constatado, y por tanto la recaudación haya sido inferior», declara.
En cuanto alImpuesto sobre el Valor Añadido, ha pasado de los 415,6 millones de 2018 a 341,2 el año pasado, un hecho que elDecano achaca al comportamiento a la baja de las exportaciones e importaciones. «Si no se han incrementado y hemos recaudado menos IVA es que el PIB ha tenido menor valor añadido», apunta Alonso de Linaje, que no obstante indica que Burgos es la provincia que más dinero recauda «de largo» en este impuesto de toda Castilla y León, debido en gran medida al gran volumen de comercio exterior de las compañías locales. «Casi recaudamos más que entre Palencia,Salamanca,Segovia ySoria juntas, y muy por encima de Valladolid», expresa el presidente delColegio de Economistas. También es destacable el descenso de los impuestos especiales, tales como los que graban las bebidas alcohólicas, la cerveza, la electricidad o los hidrocarburos. La de cebada ha pasado de recaudar 15,1 millones enBurgos a apenas 3,4, mientras que de las graduadas se obtuvieron 93.000 por los 388.000 euros de 2018. «Burgos es sin lugar a duda líder en recaudación de Castilla y León.Nuestros datos son en muchos casos mejores que en el resto de provincias», asegura Alonso de Linaje, que apunta que salvando en el IRPF, donde Valladolid lidera la estadística al tener un volumen mayor de población que Burgos, en el resto la provincia es la clara potencia.