Desmelénate contra el cáncer

I.L.H. / Burgos
-

Una veintena de niñas, madres y profesoras del colegio Virgen de la Rosa se cortan la coleta para donarla a la ONG 'Mechones solidarios', que crea pelucas de pelo natural con las que ayudan a afrontar las consecuencias estéticas del tratar por quimio

Las melenas tenían que medir un mínimo de 20 centímetros. Las alumnas y alumnos más pequeños presenciaron el corte en el vestíbulo. - Foto: Alberto Rodrigo

A ciertas edades desprenderse de una melena puede crear un sentimiento de pérdida de identidad. Los cortes de pelo en la adolescencia en ocasiones suponen un conflicto en personas que están buscando su individualidad apoyándose en la imagen. «Algunas alumnas han tardado en decidirse y han ido pasado del no al sí, según lo iban asumiendo. Es un acto de generosidad importante», sostiene María Jesús Lozano, directora del colegio Virgen de la Rosa donde ayer se cortaban la coleta diez niñas de entre 9 y 15 -y una de 4 añitos, hija de la promotora de la idea, que ha sido la excepción-. Junto a las adolescentes, se animaron también a desmelenarse en el colegio dos madres y dos profesoras. Otras cinco personas vinculadas al colegio (niñas y mamás) lo hicieron en una peluquería con el mismo propósito.

Las coletas que se han cortado, que debían tener una largura mínima de 20 centímetros, han ido a parar a la ONG Mechones Solidarios, que trabaja para ayudar a afrontar las consecuencias estéticas del tratamiento de quimioterapia creando pelucas de pelo natural para mujeres y niñas con cáncer. Las pelucas no se venden, sino que se donan. O se venden a precios reducidos si superan el umbral de ingresos establecido.

Las dueñas de las melenas no solo donaron su pelo para este fin, sino que han incluido un mensaje para la destinataria de la peluca. «Seguro que tienes muchos motivos por los que luchar. Espero que te recuperes pronto y seas feliz con mi pelo», le ha dejado escrito Marina, de 11 años. «Deseo que con mi pelo te sientas aún más guapa y que te haga sonreír», dice Vega, la más pequeña del nuevo club de desmelenadas. «Lo menos que puedo hacer aunque no te conozca es decirte que seas fuerte y valiente», sugiere Lucía, de 9 años. «Dono mi pelo con la esperanza de que alguien sonría de nuevo», es otro de los mensajes que viajan con un lazo rosa. «Una vez que elijas la esperanza, todo es posible», reza una de las frases que adornan también las paredes del colegio.

Con tanta carga emocional es normal que ayer, en el vestíbulo de Virgen de la Rosa de la Fundación Caja de Burgos, hubiera expectación ante el corte y lo que representaba. Hubo quien, incluso, necesitó «despedirse» de su melena para hacerse a la idea. Pero nadie se echó atrás porque el proyecto Desmelénate contra el cáncer, que el colegio lleva tratando desde el inicio del curso, les ha hecho concienciarse con el compromiso.

Función educativa

«La idea surgió de una madre que tiene un centro de estilismo y  propuso la colaboración con la ONGMechones Solidarios. Nos pareció buena idea y, como todo lo que hacemos en el colegio, buscamos la manera de darle una función educativa para que tuviera dos objetivos: la formación y la solidaridad», resume la directora del centro.

Durante el primer trimestre del curso los estudiantes de todos los ciclos han participado en actividades relacionadas con la prevención y la concienciación, apoyados por la  Asociación Española Contra el Cáncer. En Secundaria han tenido charlas sobre la alimentación saludable y los riesgos del tabaco, así como la experiencia de una persona laringectomizada o lo que supone tener a un familiar con cáncer. Los de Primaria, por su parte, han accedido al tema a través de la comida sana.

Mientras tanto, y con la vista puesta en la fecha de ayer, las niñas que se concienciaron con la donación se fueron dejando crecer la melena o evitaron cortársela. Además, toda esta semana en el colegio predomina el color rosa en forma de lazos, globos, etcétera «porque son símbolos que también reconocen», añade Lozano.

Quienes no han podido o no han querido cortarse el pelo también podían colaborar depositando 5 euros (precio solidario del corte) en las huchas de Mechones Solidarios (www.mechonessolidarios.com) o adquiriendo sus calendarios.