2019 sumó 1.444 nuevos donantes de sangre

I.P.
-

La provincia se mantiene en cabeza, junto a Álava, en la media de donaciones, con 57 por cada 1.000 habitantes

2019 sumó 1.444 nuevos donantes de sangre

La solidaridad de los burgaleses sigue intacta, lo que permite mantener a la provincia en el primer puesto nacional, junto a Álava, en número de donaciones, según confirmó ayer el presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre, Francisco del Amo, durante la celebración de la habitual reunión de primeros de año con los representantes de las 18 delegaciones provinciales.
Por lo que respecta  a la suma d de nuevos donantes en 2019 se incorporan 1.444, una cifra ligeramente inferior a la media de los últimos años, que estaba entre los 1.500 y 1.600. Sin embargo, el presidente de la hermanad, restó importancia a esa bajada, ya que por el contrario, se mantienen al alza el número de donaciones al pasar por el sillón mayor número de veces los donantes activos, que al final, es el dato más importante para poder mantener el banco de sangre y ser autosuficientes. En este sentido, el número de donantes está en unos 14.500 donantes activos y las donaciones han sido 20.438, «cifra importante porque es pasar la barrera psicológica de los 20.000», explica el presidente, quien recordó que el 2018 fueron 20.333.
Entre los proyectos de cara a este año recién iniciado, el presidente  Del Amo adelanta que se seguirá con las campaña y donaciones en los colegios, porque es la manera de que los niños se conciencien de la necesidad de donar sangre.  Además, explicó, que los niños son fundamentales porque tienen un gran ascendentes en sus padres. Así como en colegios, centros de formación profesional y la Universidad, donde suelen estar los nuevos donantes.
No obstante, Francisco del Amo reconoce que «algo estaremos haciendo mal» porque no se consigue despegar en el aumento de los donantes jóvenes, un campo en el que la hermandad tiene que seguir trabajando, afirma.