La comarca quiere estrenar la reestructuración sanitaria

A.C.
-

Los regidores de Medina, Villarcayo y Espinosa esperan que la redistribución de médicos beneficie a Merindades y pidieron ayer a la consejera de Sanidad que lo explique en la comarca

La comarca quiere estrenar la reestructuración sanitaria

Los alcaldes de Medina de Pomar, Villarcayo y Espinosa de los Monteros volvieron ayer de un encuentro con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, con la esperanza de ver mejorar la situación sanitaria de la comarca a medio plazo. "Estamos en la UVI, a peor no podemos ir", explicó el regidor medinés, Isaac Angulo, que como sus homólogos espera que la prometida redistribución de médicos que se va a realizar en Castilla y León beneficie a Las Merindades. Por este motivo, los regidores solicitaron a la consejera que "comience la reorganización en Burgos por nuestra zona". Consideran que todo serán beneficios, porque "la provincia con la peor situación sanitaria de la región es Burgos con muchísima diferencia, dado que ni una sola zona básica de salud, salvo la capital, está en una situación positiva, mientras que en otras provincias, como Salamanca, las situaciones problemáticas son la excepción".
Asimismo, los regidores arrancaron a la consejera el compromiso de venir a la comarca a explicar en primera persona cómo afectará la reestructuración a Las Merindades. El encuentro, al que se convocará a alcaldes y coordinadores de centros de salud se celebrará en primavera, si se mantienen las previsiones iniciales. Para entonces, el gobierno autonómico prevé que los cambios se hayan plasmado sobre el papel.
Ayer los alcaldes pusieron sobre la mesa de la consejera sus demandas. Una de ellas es que toda la comarca se incluya entre los destinos de difícil cobertura, dados los problemas que se llevan sufriendo desde hace varios años, sobre todo, en los centros de salud de Medina de Pomar, Villarcayo y Espinosa, ante la falta de médicos que estén dispuestos a trabajar en estos ellos para atender las consultas y las guardias médicas. La consejera avanzó a los alcaldes que se tomarán medidas de discriminación positiva para potenciar la llegada de médicos al medio rural, algo que ahora no se está consiguiendo, dado que los profesionales prefieren otros destinos, especialmente urbanos. También señaló a los alcaldes que Castilla y León "tiene suficientes médicos, pero mal distribuidos debido al desastre y la mala gestión de los últimos ocho años, con médicos que tienen 1.800 cartillas y otros, con 150". 
El posible cierre de consultorios, una de las grandes críticas que está recibiendo la reestructuración sanitaria prevista en la región, tampoco preocupa a los regidores, dado que las zonas básicas de salud de la comarca están muy lejos de las que reúnen hasta veinte consultorios. La agrupación de consultorios ya se ha ido realizando en Merindades y cada zona de salud cuenta con un máximo de seis.
Los regidores recordaron a la consejera como en la comarca las dificultades se acrecientan en verano, con poblaciones flotantes que triplican el número de pacientes de los centros de salud, mientras que los médicos cogen sus vacaciones y ningún profesional les sustituye. Si a ello se le suman las bajas que tampoco se sustituyen, las situaciones difíciles son una constante. En el caso de Villarcayo incluso se están dando este otoño, en que ya van cuatro jornadas en que se han suspendido las consultas ordinarias. Los alcaldes también pidieron a Casado que estudie ampliar a las zonas básicas de Medina y Villarcayo el convenio que permite a los vecinos del norte de la comarca disfrutar de la asistencia especializada y los hospitales del País Vasco.