Carteles de alerta ante los árboles inclinados de El Parral

C.M.
-

El Ayuntamiento está a la espera de que Patrimonio Nacional dé luz verde al Plan Director del parque

El peso de las copas ha acabado por deformarlos. - Foto: Patricia González

La salida masiva de los ciudadanos tras el confinamiento en busca de espacios amplios en los que pasear les ha llevado masivamente al parque de El Parral. Muchos de sus árboles han crecido en exceso al superar su ciclo de vida y se encuentran muy inclinados con el consiguiente peligro para los usuarios. El plan director para actuar en este entorno sigue pendiente de la aprobación por Patrimonio Nacional pero mientras llega ese visto bueno la concejala del PP Carolina Blasco ha planteado que se coloque carteles de advertencia en las «zonas más complicadas».
Tras una tala de 78 chopos en la zona norte en febrero de 2019, se elaboró un diagnóstico de cada uno de los árboles del parque para establecer la prioridad en las actuaciones a corto, medio y largo plazo pero no se ha hecho ninguna nueva. «Se tenían que haber realizado nuevas talas o podas en noviembre pero dependemos de un tercero, Patrimonio Nacional. Sin embargo, lo que sí está en nuestra mano es señalizar para que los usuarios sean conscientes de que hay zonas con mucho peligro», señaló Blasco.
Estos espacios se encuentran en las proximidades de la antigua casa del parralero y del muro que da a la avenida José María Villacián Rebollo. Los troncos presentan una gran inclinación al haber crecido en exceso y tener una copa muy pesada. En algunas ocasiones también se desprenden las ramas.
Patrimonio Nacional cedió hace cinco años el uso del parque de El Parral a la ciudad por un periodo de 25 años a cambio de su mantenimiento y conservación y exigió la elaboración de un plan director para orientar las actuaciones y los usos de este emblemático pulmón verde para los próximos 10 años.
El documento está elaborado y en febrero de este año se llevó a cabo una reunión con técnicos del organismo público que sugirieron hacer unos retoques en el mismo. El Ayuntamiento los llevó a cabo pero no ha habido respuesta. El concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño, mostró este lunes en una entrevista en DB la urgencia de actuar en el parque este mismo año. 
Tanto Patrimonio Nacional como el Ayuntamiento son conscientes de que habrá más talas debido a que hay chopos de producción con más de 80 años y su vida útil es la mitad y de la necesidad de renovar el arbolado con especies autóctonas. La naturaleza no entiende de trámites administrativos y sigue su curso. También se tendrán que  colocar puertas que permitan el cierre en horario nocturno.