La VPO lidera la venta de casas nuevas con el 70% del total

Adrián del Campo
-
En el sector del centro cívico en Aranda de Duero se ubican varias viviendas de protección oficial. - Foto: B.A.

La vivienda de protección oficial es muy demandada y en el último lustro suma 268 de los 381 domicilios estrenados en Aranda. Se han llegado a vender 64 pisos en una sola mañana

El mercado de pisos nuevos en Aranda tiene un factor clave que lo ha impulsado después de los años más duros de la crisis: la vivienda de protección oficial. La también conocida por las siglas VPO supone el 70 por ciento de los domicilios estrenados en el último lustro. Desde 2014 hasta el primer trimestre de 2019 se han comercializado 381 hogares de nueva construcción en la capital de la Ribera, de ellos, 268 han sido de protección oficial. Destaca 2015, cuando de los 97 pisos estrenados en Aranda, 83 fueron VPO; o 2017, cuando del total de 134 nuevas ventas, 131 correspondieron a protección oficial. De esta forma, y siempre según los datos recogidos por el Ministerio de Fomento, se demuestra el peso que está teniendo la VPO en la construcción de edificios residenciales en la ciudad.

En Arancuatro, una de las inmobiliarias que comercializa las viviendas de protección oficial en la villa, declaran que existe una gran demanda de este tipo de domicilios. Ponen como ejemplo la promoción sacada en noviembre de 2018, cuando las 64 viviendas ofertadas se vendieron en una sola mañana. Actualmente está en el mercado el bloque de pisos Atlántida, también VPO, y de la primera fase, abierta en abril, ya se ha liquidado el 90 por ciento, mientras que de la segunda, estrenada hace dos semanas, entre el 50 y 60 por ciento ya tiene dueño. En la inmobiliaria destacan las facilidades que proporcionan este tipo de hogares porque «entre construcciones de iguales características hay diferencias en el precio de 40.000 a 60.000 euros» si se comparan viviendas de protección oficial con libres.

Los profesionales del sector aclaran que la VPO «no supone una competencia» con el resto del mercado inmobiliario y matizan que se trata de «un servicio social más que ofrece la Junta de Castilla y León».  «Si se venden 64 pisos en una mañana es que existe esa necesidad», apostillan en Arancuatro. Y es que para optar a una vivienda de protección oficial hay que tener una determinada renta, carecer de un domicilio en propiedad... Además la oferta se divide en tres ramas: de régimen general, para menores de 36 años y para personas con necesidades especiales, se tratan de los hogares adaptados.

Si la VPO lidera por una amplia mayoría las ventas de viviendas nuevas en Aranda, su relevancia es mucho menor cuando se compara con el total de hogares comercializados, es decir, cuando se suma a la ecuación las casas de segunda mano. Estos domicilios siguen liderando el total de las transacciones inmobiliarias en Aranda. Desde 2014 se han comercializado 1.864 viviendas en la capital de la Ribera, de ellas, solo 268 fueron VPO, o lo que es lo mismo, únicamente el 14 por ciento del total. En Arancuatro explican que esto es habitual porque siempre hay mucha más vivienda libre y de segunda mano que de protección oficial, que depende directamente del suelo habilitado por la Junta.

A pesar de la gran pujanza de la VPO, en las inmobiliarias de la ciudad declaran que la venta de residencias libres a estrenar también vive «un buen momento» en Aranda. Según los datos del Ministerio de Fomento, 2018 fue un año especialmente bueno en este aspecto, cuando de los 53 domicilios nuevos comercializados, solo siete fueron de protección oficial. Algo inusual en los años anteriores. En Arancuatro hablan de que en 2018 y 2019 han sacado más bloques libres que de VPO, con un balance de seis frente a dos. Sitúan las ventas en vivienda libre por encima de un 70 por ciento. «Ahora hay mucha gente que quiere comprar», remarcan.