Umberto Eco reconoce su amor a Burgos durante el acto de investidura como Honoris Causa por la UBU

DB / Burgos
-
Umberto Eco reconoce su amor a Burgos durante el acto de investidura como Honoris Causa por la UBU - Foto: Diario de Burgos

La ceremonia, en la que ha ejercicio de padrino el catedrático burgalés, Javier Peña, se ha convertido en un homenaje al humanista italiano, considerado uno de los máximos exponentes intelectuales de finales del siglo XX y la actualidad.

La Universidad de Burgos (UBU) ha investido Doctor Honoris Causa  al crítico literario, escritor y semiólogo, Umberto Eco, en un acto  presidido por el rector de la Institución académica, Alfonso Murillo,  quien ha destacado la contribución del intelectual italiano al campo  de la las Humanidades.   

En un discurso en el Aula Magna del Hospital del Rey, sede central  de la UBU, Eco se ha mostrado emocionado por este reconocimiento, a  la vez que ha asegurado sentir "amor" por la provincia de Burgos, en  la que se ambienta su novela 'El nombre de la rosa'.   

Asimismo, ha reconocido haber fantaseado desde su juventud con  Burgos y sus alrededores, por su enorme riqueza cultural y al pensar  en la cantidad de documentos históricos que podrían albergar sus  rincones.   

Al respecto, ha explicado que su vínculo se materializó, años más  tarde, en un profundo estudio de iconografías góticas y románicas del  paisaje de Castilla y León, en el que concentró la trama de 'El  nombre de la rosa', en Santo Domingo de Silos (Burgos), con la que,  además, pretendió rendir homenaje a Jorge Borges.   EXPONENTE INTELECTUAL  

La ceremonia, en la que ha ejercicio de padrino el catedrático  burgalés, Javier Peña, se ha convertido en un homenaje al humanista  italiano, considerado uno de los máximos exponentes intelectuales de  finales del siglo XX y la actualidad.   

Umberto Eco nación en la ciudad de Alessandria, al norte de  Italia, y se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad de Turín  en 1954 con un trabajo que publicó dos años más tarde, bajo el título  'El problema estético de Santo Tomás de Aquino'.  

Después de licenciarse, trabajó como profesor en las universidades  de Turín y Florencia, antes de ejercer durante dos años en la  Universidad de Milán. Posteriormente, se convirtió en profesor de  Comunicación Visual en Florencia.   

En esa época, publicó algunas de sus obras y estudios más  importantes, como 'Obra abierta' o 'La estructura ausente', y accedió  a la Cátedra de Semiótica de la Universidad de Bolonia, que ocupa en  la actualidad.   

En 2001, creó la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, una  iniciativa diseñada sólo para licenciados de alto nivel destinada a  difundir la cultura universal. Además, es cofundador de la Asociación  Internacional de Semiótica, de la que es secretario.    

La publicación en 1980 de la novela 'El nombre de la rosa' le  consagró como narrador a nivel internacional y es autor de otras  obras, de diferentes géneros, entre las que destacan 'Diario Mínimo',  'Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas', 'Los límites  de la interpretación', 'Lector in fabula' o 'Cinco escritos morales'.