scorecardresearch

Hostelería propone una biblioteca gastronómica en Las Llanas

B.G.R.
-

La patronal mantiene conversaciones con el Ayuntamiento de Burgos para conseguir la cesión del inmueble de la Llana de Afuera. Su propuesta incluye también zonas de formación y espacio para los productores

El asador de Aranda dispone de 400 metros cuadrados. - Foto: Valdivielso

Dotar de uso al antiguo asador de Aranda siempre ha formado parte de la agenda de los equipos de gobierno municipales con independencia de su color. Primero se planteó la creación de un centro cidiano y después la de una dotación dedicada al Camino de Santiago, aunque ninguna de las dos se han llegado a materializar. Ahora es la Federación de Empresarios de Hostelería la que toma las riendas de las ideas para dinamizar dicho edificio con un proyecto que pretende convertirlo en una biblioteca gastronómica referente tanto a nivel autonómico como nacional.

La patronal ya ha presentado la propuesta al bipartito, al que ha solicitado la cesión del mismo al ser de propiedad municipal, al igual que al resto grupos políticos, ya que su intención es que exista un «consenso» entre todos porque se trata de «un proyecto de ciudad». «Se ha mostrado receptivo respecto al estudio de la cesión», explica el presidente de la entidad sectorial, Fernando de la Varga, respecto a la primera respuesta que ha obtenido por parte del Ayuntamiento.

De forma paralela, la entidad trabaja también en las fórmulas de financiación para la remodelación del edificio, ya sean de carácter privado o público, incluyendo en este último negociaciones con la Junta de Castilla y León. El presupuesto estimado del proyecto asciende a 800.000 euros y los plazos que se manejan, en caso de que finalmente salga adelante, pasan por su apertura en el año 2023.

La actuación abarca los 400 metros de los que dispone el edificio. La biblioteca, con fondos bibliográficos tanto en papel como en formato digital, estaría ubicada a pie de calle, mientras que en el resto de plantas se distribuirían las oficinas del centro y la sede de la Federación de Hostelería, espacio que también estaría abierto a otras asociaciones del sector. De igual forma, se contempla una zona polivalente para la realización de cursos dirigidos tanto a profesionales como al público en general, mientras que otra dependencia estaría destinada a los productores.

«No se trata de un biblioteca de libros de recetas», subraya De la Varga, quien precisa que abarca la temática gastronómica en su más amplio sentido de la palabra y sin olvidarse de los productores. De hecho y aprovechando la remodelación de la plaza de la Llana de Afuera, la iniciativa contempla la posibilidad de realizar mercados temáticos de agroalimentación. Para ello, al igual que para la dinamización del resto de espacios, la patronal plantea la realización de un programa anual de actividades que permitan que sea una «dotación viva» y que suponga un foco de atracción de turistas a la ciudad.

Cómo surgió. La idea de poner en marcha la bautizada como Biblioteca Gastronómica de Castilla y León surgió hace dos meses de las conversaciones entre los propios hosteleros sobre las «carencias y necesidades» del colectivo, así como las posibilidades de dinamización de la capital. También pesó en su lanzamiento que, según el presidente de la Federación, no existe un centro de estas características ni en la Comunidad ni el resto del territorio nacional, a lo que se unió, a la hora de definir la ubicación del mismo, el hecho de que las distintas ideas que se habían planteado para el antiguo asador de Aranda  no han salido adelante.

Con todo ello, la patronal comenzó a trabajar en esta iniciativa, «cultural y formativa», para elaborar una propuesta en papel que presentar al Ayuntamiento con el fin de conseguir su cesión. Se ha pensado también en el diseño, de estilo vanguardista, y con una clara intención de que su remodelación cumpla con los criterios de eficiencia energética. El objetivo es la «puesta en valor de todos los productos agroalimentarios de la región y salvaguardar el patrimonio gastronómico de Castilla y León».