La Comunidad reduce el absentismo laboral un 12,8 por ciento

SPC
-

Un informe de Adecco revela que, pese a este descenso, Castilla y León se mantiene en cabeza en cuanto a horas perdidas por trabajador y mes con 8,6

Varias personas trabajan en una empresa de automoción. - Foto: Albert Gea

Castilla y León ha sido la Comunidad que más ha reducido su índice de absentismo en el último año, con una caída del 12,8 por ciento, por delante de Asturias (-7,7 por ciento) y Cantabria (-3,8 por ciento). Sin embargo, la región se mantiene en cabeza en cuanto a horas perdidas por trabajador y mes con 8,6, solo superada por País Vasco (9) y casi al mismo nivel que Canarias (8,4), según se resaltó ayer en la jornada ‘Claves y causas del absentismo: la salud de los trabajadores como motor de la empresa’ organizada por Adecco en Valladolid. En la cola de la tabla se coloca Baleares, donde se perdieron 3,7 horas por absentismo, por delante de Andalucía (4,9) y Extremadura (5,6), según los datos recogidos por Ical.
Además, el pasado año se comunicaron en toda España 24.082 partes de enfermedades profesionales, el mayor número desde el año 2005, lo que supone un crecimiento interanual del 14,4 por ciento. En Castilla León el incremento fue del 10,2 por ciento, mientras que Murcia (42 por ciento), Andalucía (35,4 por ciento) y la Comunidad Valenciana (28,1 por ciento) se situaron en cabeza. Por el contrario, se registraron caídas en la Comunidad de Madrid (-2 por ciento) y en Baleares y (-7,5 por ciento).
El director de Adecco en Castilla y León, Galicia y Asturias, José Julián Nieto, destacó que los datos de absentismo en la Comunidad son mucho mejores que los de hace un año, sin embargo, Castilla León se encuentra entre las comunidades que concentra el mayor número de horas pérdidas por mes y trabajador, «lo que nos confirma que desde las empresas tenemos mucho por hacer y es vital situar al empleado en el centro de la estrategia».
El absentismo laboral en España, según Adecco, se ha convertido en una práctica que cada vez afecta a más trabajadores y, por consiguiente, a más empresas en España, impactando directamente en el sistema productivo de nuestra sociedad. En el último año se perdieron más de 100 millones de horas de trabajo mensuales lo que se traduce en una pérdida de casi 1.350 millones euros para las empresas.