Conductores de bus se quejan de que se cobre sin mamparas

C.M.
-

La instalación de esta protección en los 68 vehículos se ha adjudicado este martes a Maniplastic. Costará 52.300 euros

En la jornada de ayer más personas usaron este medio de transporte. - Foto: Alberto Rodrigo

La entrada en la fase 1 de la desescalada ha supuesto un aumento en el número de viajeros que pueden subir a los autobuses urbanos hasta llegar al 50% de su capacidad, el fin de la gratuidad del servicio y la entrada por la puerta delantera en lugar de por la trasera como ha sucedido hasta ahora. Algunos conductores se han mostrado molestos debido a que todavía no se han instalado las mamparas de protección en los vehículos como se anunció y no se guarda la distancia de seguridad a la hora de abonar el viaje en metálico a pesar de que se recomienda hacerlo con la tarjeta de bonobús. 

Al parecer, la semana pasada se planteó la posibilidad de retrasar el cobro hasta que estuvieran colocada pero el Ayuntamiento y el comité de seguridad y salud del Servicio de Movilidad y Transporte consideró que con las medidas adoptadas de obligación de uso de la mascarilla por parte de conductores y usuarios y la limitación del aforo se cumplía con las órdenes del Gobierno central. 

Carlos Sáez, un conductor con 30 años de servicio, se quejó abiertamente de la situación en las redes sociales en la que aseguraba que «los conductores sentimos miedo por nosotros, nuestra familias y los viajeros que llevamos dentro al no cumplirse la distancia de dos metros. Estamos a 50 centímetros», aseguraba en un escrito publicado a título personal. 

El comité de empresa mantendrá mañana una reunión para unificar criterios sobre este tema. Al parecer, hay una parte de la plantilla que se muestra comprensiva, dado que existe un compromiso de instalación que era anterior a la pandemia y que se aceleró con esta, y otra que considera que se pone en riesgo la seguridad si no se cuenta con ellas. 

El hecho de que haya varios modelos de vehículos en la flota complica la instalación de estos elementos protectores. Por ejemplo, los 30 de rénting de la marca Mercedes son todos iguales, de modo que la pantalla tendría el mismo diseño para todos ellos mientras que en los de la marca Iveco hay autobuses diferentes, lo que requerirá varios tipos de mampara para adaptarla a la carrocería. Una vez fabricadas, se deben colocar en los autobuses y posteriormente, pasar la ITV para su homologación, lo que también lleva su tiempo. 

Precisamente, el consejo de administración del Servicio de Movilidad y Transporte Urbano ha adjudicado hoy a la empresa Maniplastic la instalación de 68 mamparas por un procedimiento de emergencia con un coste de 52.300 euros. El concejal del PP Jorge Berzosa lamentó que se haya tardado tanto en tramitar. «Se podía haber sacado hace un mes un contrato de suministro y ahora se convoca un procedimiento de urgencia cuando llevamos más de dos meses de alerta», aseguró.

Berzosa indicó que no hubiera pasado nada por dejar que el autobús fuera gratuito una semana más y las mamparas protectoras estuvieran instaladas. 

Sin problema el primer día. Durante la jornada de ayer los usuarios se comportaron «correctamente» y la mayoría abonaron el viaje con la tarjeta y fueron muy pocos los que lo hicieron en efectivo. Sí hubo algún despistado que intentó entrar por la puerta trasera.

Las personas que han utilizado  el autobús durante toda la pandemia lo han hecho por razones laborales aunque ayer se notó un incremento de usuarios motivado también por la apertura generalizada de los comercios y los establecimientos hosteleros. «Los usuarios no entran tan atropelladamente como antes, lo hacen de manera ordenada y guardando las distancias de seguridad. Se lo toman muy en serio», indicó Juan Carlos Rodrigo, presidente del comité de empresa. 

Desde ayer funcionan 20 de las 32 líneas de autobús de las que se compone la red y poco a poco recuperar sus horarios.