¡Benditos y fieles compañeros!

I.P. / Burgos
-
La imagen de San Antón presidió la bendición a los animales en un abarrotado barrio de Huelgas. - Foto: Alberto Rodrigo

En Huelgas, se bendijeron decenas de animales, mayoritariamente perros de todas las razas y tamaños, y se sortearon dos cerdos

San Antón amaneció como el día más fríos que llevamos de este invierno que llegó tardío, pero en el barrio de Huelgas nadie temió las bajas temperaturas y hasta su pequeña iglesia, atraídos por la luminosa mañana, se acercaron cientos de vecinos dejando bien claro que la zona ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años. Y, como cada vez son más las viviendas en las que también ‘residen’ mascotas, sus dueños no dejaron pasar el señalado día de la festividad del patrón de los animales para que sobre ellos se rociara el agua bendita y prevenirles así para que en los sucesivos meses caigan enfermos o sufran alguna desgracia.
Los perros fueron sus duda los principales protagonistas; se vieron por decenas y decenas, de todas las razas, tamaños y colores de pelaje, y muchos de ellos bien abrigados, como sus portadores. Aunque menos, también fueron bendecidos algunos gatos y conejos, un loro y una ardilla, además de la yegua Gitana, un hermoso ejemplar de pura raza española propiedad de Víctor González. Éste, que tiene una explotación caballar en la provincia, no falta a esta cita anual, una veces con uno, dos o tres ejemplares y otras con solo un animal, como ayer.
La bendición, a cargo de don Damián, tuvo lugar una vez acabada la Eucaristía, y también se bendijeron los panecillos y los dos cerdos que después se sortearon y que fueron para el depositario del número 0045. Las manos del jovencito Alberto Martínez, de 11 años, fueron las que hicieron girar las cuatro ruletas para completar la cifra ganadora. Alberto es el más joven de los cofrades y fue la concejala Carolina Blasco quien le cedió el ‘honor’ de sacar el número. Junto a él, Félix Barriuso, el más veterano de los cofrades, con 57 años en la entidad y muchos como prior.
Ayer era también, pues, el día grande de la Cofradía de San Antón, que este año tendrá a María Jesús Vicuña como priora. La entidad se caracteriza por la paridad en el cargo ya que alterna un año prior masculino y al siguiente, el turno es para una cofrade femenina. Una vez finalizada la bendición, fue el momento de acercarse a probar los pinchos de morcilla y chorizo y a disfrutar del vermú en los bares del barrio aprovechando el soleado día.

Todas las fotos con tu mascota en la edición digital de Diario de Burgos.

 

Félix y Alberto, el más veterano y el más joven de la cofradía. Detrás, la priora. Alberto Rodrigo
Félix y Alberto, el más veterano y el más joven de la cofradía. Detrás, la priora. - Foto: Alberto Rodrigo