Los vecinos urgen a la Junta a que «frene ya» el deterioro de la iglesia

M.J.F. / Aguilar de Bureba
-

Se trata de un templo románico catalogado como Bien de Interés Cultural que lleva años 'pidiendo auxilio'. En los presupuestos regionales hay una partida de 75.000 euros para él

Las grietas en los muros de la parte trasera son llamativas. - Foto: M.J.F.

Los vecinos de Aguilar de Bureba urgen a la Junta de Castilla y León a que «frene ya» el deterioro de la iglesia románica de Santa María La Mayor, un monumento catalogado como Bien de Interés Cultural que lleva ‘pidiendo auxilio’ desde hace años. En el exterior, el deterioro es muy visible tanto en los muros traseros del edificio como en buena parte del tejado. En el interior, las goteras son una constante. «Cuanto entramos en misa, tenemos que mirar dónde nos sentamos para no pisar los charcos», explican varias vecinas.
Este año, la Junta ha metido en presupuestos la rehabilitación del templo burebano destinándole una cuantía de 75.000 euros. Pero esa cifra no será suficiente para resolver los problemas que sufre el monumento. Fuentes del Ayuntamiento de Aguilar explican que se está a la espera de conocer el proyecto de rehabilitación redactado por los técnicos de la Dirección General de Patrimonio para ver qué intervenciones proponen y qué inversión se necesitará.
El siguiente paso del Consistorio consistirá en firmar con la Diputación Provincial un convenio puntual para la financiación de parte de las obras. Solo entonces se podrá empezar con el expediente de contratación para, a continuación, iniciar las obras dentro de este mismo año «porque no se puede dejar más», añaden fuentes municipales. El estado de conservación de la iglesia de Aguilar ha ido empeorando a lo largo de los años y en numerosas ocasiones se han producido preocupantes derrumbamientos. El invierno y las nieves alarman especialmente a los vecinos y a las autoridades locales. Por ello, es ahora cuando quieren hacer una llamada de atención al Gobierno Regional. «Si la iglesia no fuera Bien de Interés Cultural, hace años que le hubiéramos puesto remedio con aportaciones voluntarias, como hicimos con la ermita del pueblo», indican fuentes municipales.
La iglesia, declarada Monumento Histórico Artístico Nacional  en 1983, pertenece a la Ruta del Románico Burebano y aunque enmascarada por añadidos posteriores, aún conserva su traza original con una sola nave y ábside semicircular. El conjunto posee espadaña y una portada con triple arquivolta.
En la comarca burebana, existe más de una treintena de Bienes de Interés Cultural, entre ellos varias iglesias. En ese listado se encuentra la colegiata briviescana de  Santa María que muy recientemente ha recibido una inyección de casi 170.000 euros procedente de la Junta de Castilla y León.  Las mejoras ejecutadas han afectado a la estructura de la deteriorada capilla del sagrario y a otras zonas del monumento.

Con más suerte

Tener la etiqueta de Bien de Interés Cultural en tiempos de crisis es una rémora más que una ventaja para las pequeñas iglesias de pueblo ya que solo la Junta de Castilla y León, y en concreto Patrimonio, tiene la potestad para intervenir en el monumento, rehabilitarlo o modificarlo en los plazos que determine. Los ayuntamientos no pueden suplantar a esta administración para impulsar obras en sus templos. Este problema no lo tienen en otras localidades burebanas como Castil de Lences o Calzada de Bureba que han conseguido entrar en el listado de las 34 iglesias de la provincia que se beneficiarán este año de las ayudas contempladas en la convocatoria del conocido como ‘convenio de las goteras’, que sustentan económicamente la Diputación Provincial y el Arzobispado de Burgos. Calzada de Bureba recibirá 20.000 euros y Castil de Lences 15.000 euros. A la convocatoria se presentaron 129 iglesias burgalesas.