Para disfrutar los tesoros de la Colegiata de Covarrubias

M.G. CUÉLLAR
-

La intervención de la Junta y el Arzobispado permite reabrir el Museo y contemplar una espléndida colección de 150 piezas de arte, entre ellas, el tríptico tardogótico de la Adoración de los Reyes Magos

Reabre el Museo de la Colegiata de Covarrubias - Foto: F2 Estudio Rebeca Ruiz

El Museo de la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias vuelve a mostrar el arte que alberga el templo, una vez finalizada la remodelación que ha llevado a cabo el Arzobispado de Burgos con una subvención de la Junta de Castilla y León, cuya inversión final en el templo ha ascendido a los 450.000 euros. Este espacio renovado acoge alrededor de 150 piezas, entre las que destacaban el tríptico de La Adoración, del Maestro de Covarrubias, la tabla de ‘Cristo resucitado entre dos ángeles’, de Diego de Cruz, y la nutrida colección de vestimentas litúrgicas. Con este proyecto, el templo y la villa rachela se erigen de nuevo como «foco de atracción cultural, turística y de fe en la comarca del Arlanza», explican desde la Diócesis y la FundaciónEdades del Hombre.
A la reapertura acudieron ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en uno de sus últimos actos ya como responsable regional; Fidel Herráez, arzobispo de Burgos; Juan Manuel Valderrama, párroco de Covarrubias; Gonzalo Jiménez, secretario general de la Fundación de las Edades; María Josefa García Cirac, consejera de Cultura;Baudilio Fernández Mardomingo, delegado territorial de la Junta, y el alcalde  de la villa, Óscar Izcara.
Herrera, en sus declaraciones a los medios, se refirió a la belleza de la villa, recordando el último título que ha recibido, el de ‘pueblo más bonito de España’. Del mismo modo, apreció su conjunto histórico artístico y su Colegiata, «aprovechando la llegada del ciclo expositivo de las Edades del Hombre se ha acometido una obra muy necesaria como es la actualización del Museo. Un espacio que no es cualquier cosa, hablamos de un Museo que alberga obras de primera división, obras que perfectamente podrían estar en un museo del nivel del Prado».
Gracias a la intervención que se ha realizado en el Museo se puede  completar la oferta expositiva de ‘Angeli’ la nueva edición de las Edades del Hombre de Lerma. «Es una satisfacción que para Las Edades del Hombre, un proyecto tan bello, hayamos abordado tres actuaciones importantes: en Lerma, en Silos y ahora en Covarrubias», recordó el secretario general de la Fundación, Gonzalo Jiménez, que añadió que  «con esta inauguración creamos esa ruta que teníamos prevista desde la propia Fundación para dar un sentido y para que el lecho cultural también lo fuera económico, no solo para una ciudad o una villa, sino para toda la zona».
Además de las mejoras en la musealización y visita de la colección permanente de la Colegiata, la instalación de aseos y la renovación de las instalaciones eléctricas, el Arzobispado y la propia parroquia de Covarrubias han llevado a cabo otra serie de actuaciones de adecuación, «en primer lugar, todos los niveles existentes, antes salvados por escalones, cuentan con rampas que hacen que el recorrido sea totalmente accesible. También hemos tenido que instalar un sistema que evite la intrusión de aves en las galerías, con el fin de proteger las piezas que se exhiben, así como el correspondiente mobiliario, mediante una red de unos 300 metros cuadrados», explicó José Enrique Martín, secretario técnico de la Fundación, quien añadió que en el claustro se ha previsto la instalación de unos cortavientos para mejorar las condiciones medioambientales de las propias salas y se ha procedido al saneamiento de uno de los muros, con un sistema de drenaje. De manera paralela se ha realizado un saneamiento interior de las zonas afectadas por las filtraciones de dicho muro.