scorecardresearch

La región necesita invertir 350M€ para prevenir inundaciones

David Alonso
-

Un informe de Seopan sitúa a Castilla y León como la región española que mayor desembolso necesita afrontar para evitar problemas con las riadas y crecidas durante los próximos seis años

La región necesita invertir 350M€ para prevenir inundaciones

Castilla y León necesita invertir cerca de 350 millones de euros hasta 2027 para evitar desbordamientos de ríos y cauces y los consiguientes problemas sociales y económicos que estos episodios producen. Así lo reconoce al menos la patronal de las grandes constructoras Seopan en uno de sus últimos informes, donde señala que la cuantía total que requiere el conjunto del país en este sentido asciende hasta los 1.400 millones. Esto supone que la Comunidad acapara uno de cada cuatro euros que necesita el país en este sentido y es, con diferencia, la región que mayor inyección de fondos requiere en este apartado. En el informe, los expertos señalan que las inundaciones son la mayor catástrofe natural en España y suponen el 98 por ciento de los daños en bienes y personas, y unas pérdidas superiores a 5.320 millones de euros desde 1981.

De los casi 350 millones de euros que necesita gastar la Comunidad en este apartado entre 2021 y 2027, la mayor parte, unos 325 millones –el 93 por ciento– deberían correr a cargo de la Junta de Castilla y León, mientras que apenas 25 corresponderían al Estado, tal y como desgrana el documento al que ha tenido acceso este periódico. En total, en lo que va de siglo la región ha sufrido casi un centenar de episodios de inundaciones, con los consiguientes daños a servicios básicos, carreteras, tierras de cultivo y zonas de recreo, además de afectar en ocasiones a instalaciones ganaderas e industriales y viviendas.

La construcción de presas para evitar inundaciones o crecidas centraría la mayor parte del gasto, según Seopan, con algo más de 330 millones de euros. Entre las infraestructuras que demanda el texto se encuentran la construcción de una presa en el río Dor, afluente del Arandilla en el término municipal de Huerta del Rey (Burgos), la construcción de la presa del Arroyo de Vallehondo (León), la nueva presa de Lastras de Cuéllar (Segovia), la ampliación de la presa Puente Alta (Segovia), así como distintas alternativas de regulación en diferentes puntos de Segovia,Palencia, León y Ávila.

La región necesita invertir 350M€ para prevenir inundacionesLa región necesita invertir 350M€ para prevenir inundacionesMientras, en lo que a medidas de prevención de inundaciones se refiere, el informe elaborado por la patronal de las grandes constructoras pone la vista en la ejecución de proyecto de restauración fluvial  en el río Órbigo y Esla (León), la recuperación de la laguna de la Nava de Campos (Palencia), la recuperación de la laguna de Conquezuela (Soria), la recuperación de la márgen derecha del ríoDuero a supaso por Fresno de la Ribera (Zamora), o la recuperación del entorno ecológico del Valle del Tera y el aprovechamiento de recursos ambientales en Santa Croya de Tera, Micereces de Tera, Navianos de Valverde y Bretocino de Valverde (Zamora).

Retorno

A nivel estatal, Seopan calcula que la inversión en presas tendrá un beneficio social de 7.188 millones al cabo de 50 años por reducción de daños económicos a la población afectada. Además, señala que los 1.400 millones de euros necesarios para acometer estas inversiones generarán 19.554 empleos y tendrán un retorno fiscal para las arcas del Estado de 685 millones, según los propios cálculos que realiza la patronal de las grandes constructoras. También supondrán una actividad inducida por valor de 2.682 millones.

Casi 500 kilómetros de cauce están en riesgo de inundarse

La última revisión y actualización del plan de gestión del riesgo de inundación de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) establece que en la Comunidad hay casi 500 kilómetros –473,21 exáctamente– de cauces de ríos que presentan un riesgo significativo de sufrir episodios de inundaciones o crecidas. En total son 216 tramos que el ente estatal tiene identificados en Castilla y León como puntos hipotéticamente conflictivos a la hora de sufrir estos problemas. Las áreas de riesgos alcanzan a las nueve provincias y a ríos como el Aliste, Tera, Ería, Órbigo, Bernesga,Torío, Tuerto, Esla, Luna, Duero, Ucero, Escalote, Sequillo, Carrión, Esgueva, Pisuerga, Duratón, Arlanzón, Arlanza, Adaja, Eresma, Cega, Guareña, Zapardiel, Tormes o Yeltes.