Oña pretende ofrecer wifi gratis a sus 13 pedanías

S.F.L.
-

El Ayuntamiento de la villa condal recibe una ayuda de Europa de 15.000 euros para facilitar la instalación para acceder a internet, que permitirá también el control de cámaras de seguridad

Oña contará con ocho puntos de conexión WiFi repartidos por todo el pueblo. - Foto: DB

El Ayuntamiento de Oña estudia la posibilidad de ofrecer a los vecinos de sus 13 pedanías Wifi gratis. El proyecto, que todavía se encuentra en fase de investigación, tiene como objetivo prestar una continua comunicación a los pueblos del municipio, ya que hoy en día, varios de ellos se encuentran totalmente incomunicados sin gozar de cobertura móvil ni conexión a internet.
Para poder llevar a cabo dicha actuación, Oña dispone de dos repetidores, uno en Llanos y otro en Tablones. Asimismo, en Barcina de los Montes se haya otro, que puede proporcionar cobertura para otras pequeñas localidades como Penches, La Aldea del Portillo, La Molina o Zangandez. «Tenemos que analizar si las tres torres serán suficientes para brindar WiFi a todas las pedanías», declara el alcalde de la villa condal, Arturo Pérez.
Oña se acogió al programa que lanzó la Unión Europea, WiFi4EU, destinado a facilitar la instalación de redes públicas de calidad de acceso a internet, tanto a residentes como visitantes de zonas rurales. La localidad ha sido agraciada con 15.000 euros de ayudas para realizar los trabajos. Al recibir esta subvención, el Consistorio se compromete a mantener activo el sistema como mínimo durante tres años, haciéndose cargo del mantenimiento de las mismas, de la conectividad y de la instalación de los tendidos eléctricos necesarios.
El regidor pretende que tanto Oña como las pedanías puedan disfrutar del servicio de internet gratis en el mismo periodo de tiempo, pero no garantiza que vaya a ser así. «Quizás tengamos que dejar alguno de los pueblos para una segunda fase del proyecto», expone Pérez. 
Barcina, Bentretea, Castellanos, Cereceda, Cornudilla, Hermosilla, La Molina, La Parte, Penches, Pino, Terminón, Villanueva y Zangandez son los pequeños núcleos que forman parte del municipio oniense. Algunas de ellas como Cornudilla o La Parte, no se ven afectadas en el tema de la conectividad. «En algunas zonas del pueblo no hay cobertura, por lo tanto la conexión a internet es imposible. Pero se trata de cuatro sitios contados», afirma Julián Calvo, alcalde de Cornudilla.
Sin embargo, en otras poblaciones, la cobertura brilla por su ausencia. Esta situación provoca que en estos lugares, habitados mayormente por personas de edades avanzadas, sus vecinos queden totalmente incomunicados, sin la posibilidad de realizar una llamada en caso de necesidad o en una situación de urgencia. Víctor Ramón, el regidor de Barcina, manifiesta que en La Aldea o La Molina, los habitantes tienen que «salir hasta la carretera» para intentar coger cobertura.
Otro de los beneficios que el primer edil de Oña aprecia en la instalación del wifi consiste en garantizar la seguridad de los vecinos. El Ayuntamiento quiere instalar cámaras de seguridad en distintos puntos estratégicos de la villa, como en las piscinas, que en los últimos veranos han sido el blanco fácil de varios ladrones. «Si tenemos internet público y con la fibra óptica, podremos controlar esos dispositivos de vigilancia o los futuros bolardos retráctiles que se establezcan en la calle para regular el tráfico», añade Pérez.

 

UN LAVADO DE CARA PARA EL HOGAR DEL JUBILADO

El Ayuntamiento de la villa condal ha tomado la determinación de realizar una actuación «seria» en  la parte baja del edificio municipal donde se ubica el Hogar del Jubilado. 
Hace años que no se ejecuta ninguna obra de conservación o mejora y actualmente las dependencias presentan un estado un tanto anticuado. Para mejorar su aspecto, se ha incluido una partida de 30.000 euros en los presupuestos del próximo ejercicio, y con esa cuantía, el Consistorio pretende adaptar las dos salas para distintos usos. Una de ellas, que se emplea para acoger pequeñas charlas o eventos que no reúnen a un número muy amplio de personas, presenta humedades. Se remodelará y se cambiarán las luminarias a tecnología led. 
El otro espacio, lugar frecuentado diariamente por mujeres jubiladas donde pasan su tiempo libre mientras comparten historias y juegan a las cartas, y en el que también se celebran algunos talleres, albergará una cocina-office. Dicho edificio se encuentra en la Plaza del Mercado, donde al cabo del año se realizan varios eventos sociales.