El Gobierno dice que proyecta el ATI que ya existe en Garoña

A.C.
-

En la misma respuesta al grupo independentista vasco en el Congreso afirma que Enresa quiere la autorización de desmantelamiento a finales de 2021

El Gobierno dice que proyecta el ATI que ya existe en Garoña

Parece que nadie en el Gobierno de Madrid sabe de los 4 millones de euros invertidos ya desde 2017 por la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos (Enresa) en el Almacén Temporal Individualizado (ATI) de Santa María de Garoña, llamado a albergar 55 contenedores -49 con combustible nuclear irradiado y 6 más con partes del reactor-. O que nadie se ha dado una vuelta para ver la superficie de 7.207 metros cuadrados con dos losas sísmicas de 800 metros cada una y la multitud de medidas de seguridad y vigilancia radiológica que rodean esta importante infraestructura. Y es que en un escueto medio folio, el Gobierno acaba de contestar al diputado Iñaki Ruiz de Pinedo, del Grupo Parlamentario EH Bildu, que "actualmente, el combustible gastado en la central se encuentra depositado en la piscina de la instalación, a la espera de su traslado al Almacén Temporal Individualizado (ATI) que se proyecta construir en los terrenos de la central nuclear".
Dice el gobierno entonces que se proyecta construir una infraestructura que ya existe desde 2017 y que en todo caso está sujeta desde febrero a estudio para que las ingenierías de Westinghouse y sus socios de contrato determinen si el ATI se adapta a las exigencias necesarias para albergar 55 contenedores o será preciso realizar alguna modificación de diseño en sus instalaciones.
La pregunta del diputado nacionalista con tan escasa y equivocada respuesta se produjo en noviembre después de que todos los partidos de las Juntas Generales de Álava  -PP, PSOE, PNV, Podemos y EH-Bildu-,  pactaran una enmienda transaccional basada en una moción de EH-Bildu, por la que las Juntas Generales de Álava iban a instar a las instituciones competentes a trabajar para "garantizar la no conversión de la central de Santa María de Garoña en un cementerio nuclear".
En la serie de preguntas del diputado de EH Bildu también se planteaba si "existe intención por parte del Gobierno -central- de trasladar a Garoña residuos nucleares provenientes de otras centrales", algo que nunca se ha barajado. Ahí el gobierno central peca de inconcreto y sin hablar del futuro sobre el que pregunta EHBildu, solamente afirma una obviedad por todos sabida, que "no existe ningún otro residuo radioactivo de otra central nuclear en los límites de la de Garoña". Suponemos que quiere decir dentro de los límites.
Ruiz de Pinedo se interesó también en su escrito por "el punto en que se encuentra el proceso de desmantelamiento de Santa María de Garoña y qué calendario define el Gobierno para realizar dicho desmantelamiento". La respuesta del Gobierno central nuevamente breve solo indica que "la intención de Enresa, empresa responsable del desmantelamiento, es obtener las autorizaciones pertinentes en el último trimestre de 2021". Qué autorizaciones es el quid de la cuestión, dado que el desmantelamiento pasa por conseguir autorización, pero también es precisa la autorización de puesta en servicio del ATI y el licenciamiento de este ATI por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). En su día el CSN ya dio licencia al ATI, pero en aquella ocasión solo para albergar un máximo de 10 contenedores, dado que entonces no se contemplaba el cierre de la central, sino únicamente aligerar la piscina y sacar una parte de su combustible para cumplir las exigencias post-Fukushima.
en el estado de alarma. Enresa confirmó a DB recientemente que espera contar con autorización de desmantelamiento a finales de 2021, pero solo para una primera fase de tres años, en la que simultáneamente y de forma excepcional se producirá el vaciado de la piscina de combustible y el traslado en contenedores de los elementos radioactivos de alta actividad al ATI, así como el desmantelamiento del edificio de turbinas. 
En medio del confinamiento, cuando toda la sociedad miraba atónita como crecía la cifra de muertos por coronavirus, el Consejo de Ministros aprobó el 24 de marzo un contrato para encargar la fabricación y compra de 44 contenedores para Garoña a Equipos Nucleares S.A., Ensa. Costarán 127,6 millones. Otros 5 ya están fabricados. Se encargaron en 2012.