El brote de listeriosis se inició en la fábrica 'La Mechá'

Agencias
-

Sanidad confirma el origen de la contaminación, que ya afecta a 168 personas de manera oficial. Los diagnósticos se extienden en toda la Península y se cifran en 700 los pacientes sospechosos de padecer la bacteria

El brote de listeriosis se inició en la fabrica 'La Mechá' - Foto: Jose Manuel Vidal

Las comunidades han notificado hasta el momento al Ministerio de Sanidad 168 casos confirmados -la mayoría en Andalucía- por el brote de listeriosis originado por la carne mechada de la marca La Mechá, que se contaminó en la fábrica de la empresa, según la ministra en funciones, María Luisa Carcedo.
Las investigaciones se centran en qué fase del proceso de elaboración de este alimento se ha producido la contaminación, según ha dicho la ministra, quien no obstante ha incidido en que la fábrica Magrudis, ubicada en Sevilla, está clausurada y se han retirado de la venta el resto de productos que en ella se producían.
En concreto, chicharrón andaluz, lomo al jerez, lomo al pimentón y lomo casero al pimentón de la marca La Mechá. Estos productos han sido distribuidos en su mayor parte a Andalucía y en menores cantidades a Madrid y Extremadura.


La mayoría de los casos confirmados, en Andalucía

Un día después de que se produjera la primera víctima mortal del brote -una mujer de 90 años-, Sanidad ha confirmado 168 casos en toda la península, si bien hay 161 casos en Andalucía relacionados con el consumo de la carne contaminada de la marca La Mechá, de la empresa Magrudis: 131 en Sevilla, 15 en Huelva, siete en Cádiz, cuatro en Málaga y otros tantos en Granada.
Hasta el momento, y según el portavoz de la Junta de Andalucía para esta crisis sanitaria, José Miguel Cisneros, en la comunidad siguen hospitalizadas 82 personas, de las que 28 son mujeres embarazadas, y tres están en la UCI. Los dos recién nacidos que habían sido ingresados han sido dados de alta al descartar los análisis la infección.
Son los casos confirmados por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes), del Ministerio de Sanidad en su última alerta en salud pública, en la que no descarta que afloren nuevos casos en los próximos días de personas que hayan podido consumir la carne, "dado que el periodo de incubación de la enfermedad es largo y la distribución amplia del producto".
Será la Junta de Andalucía, según la titular en funciones de este Ministerio, María Luisa Carcedo, la que tendrá que llevar a cabo las inspecciones e indagaciones necesarias para conocer "exactamente dónde se ha producido el fallo".


18 casos en otras cinco comunidades

Los 18 casos restantes confirmados por el Ministerio de Sanidad hasta llegar a los 161 se han diagnosticado en otras cinco comunidades: Asturias, Extremadura, Madrid, Cataluña y Aragón.
En Gijón se han determinado tres casos de una misma familia, procedente de Sevilla, entre los que se encuentra una embarazada, que fue atendida a su regreso a la ciudad andaluza.
En Extremadura, cuatro personas que consumieron el producto en Sevilla y Huelva, mientras que en Cataluña se han confirmado tres casos de la misma familia, que consumieron la carne traída por un familiar desde Andalucía.
En Madrid se han registrado cinco casos, cuatro de ellos que comieron la carne en Andalucía y un neonato prematuro, que evoluciona favorablemente, cuya madre consumió carne mechada en un bar de la capital el pasado mes de julio.
Por su parte, Aragón ha notificado tres casos en una familia de cuatro miembros que compraron la carne en Sevilla y la consumieron de vacaciones en el Pirineo Aragonés.
Además de los ya confirmados, solo en Andalucía hay bajo sospecha más de quinientos casos, según ha señalado Cisneros, a los que hay que añadir los que se están evaluando en otras comunidades.


Paralización de la actividad de la fábrica

La mayoría de la carne contaminada ha sido distribuida en Andalucía, si bien la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha informado de la distribución del producto en otras regiones.
Han sido 225 kilos en Madrid, que a su vez redistribuyó pequeñas cantidades a Castilla-La Mancha, Castilla y León; 10 kilos en Badajoz y una pequeña cantidad del producto en Adeje (Tenerife).
Esta mañana, la Junta de Andalucía ha ordenado la paralización de la actividad y la retirada de todos los productos cárnicos que fabricaba Magrudis como medida de prevención.
El Gobierno andaluz, ha informado, "está muestreando otros productos diferentes" a la carne mechada también elaborados por la empresa y ha solicitado a la Delegación Territorial de Salud y Familias en Sevilla "que traslade al Ayuntamiento hispalense la necesidad de ampliar la alerta a todos estos productos".
Cisneros ha desligado esta medida de la posible aparición de nuevos productos contaminados y ha sostenido que la acumulación de listeria solo se ha detectado en la carne, cuya producción se paralizó el pasado día 15.


Consumidores advierten de una posible "contaminación cruzada"

Sin embargo, Facua-Cosumidores en Acción ha asegurado que algunos usuarios han denunciado que presentan síntomas, a pesar de que no comieron la carne contaminada, pero sí que adquirieron otros productos al corte en establecimientos donde la vendían.
De esta forma, se pudo producir una "contaminación cruzada", según la asociación, que ha pedido la dimisión del consejero de Salud andaluz, Jesús Aguirre, por la "sucesión de falsedades y medias verdades" de su gestión de la crisis.
Por otra parte, la Asociación del Defensor del Paciente ha presentado las primeras denuncias penales por el brote.


La listeriosis en España

El pasado mes de junio, un estudio sobre la situación epidemiológica de la listeriosis en España, elaborado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III y del Hospital Universitario Ramón y Cajal, advirtió de la necesidad de mejorar la vigilancia de esta enfermedad en animales y humanos.
En el informe se mantiene que la listeriosis, una enfermedad causada por el consumo de alimentos contaminados, ha cambiado algunas de características en lo que va de siglo.
Los brotes de la enfermedad, que es más común y grave en mujeres embarazadas y sus recién nacidos, adultos mayores de 65 años y personas con el sistema inmunitario debilitado, estuvieron vinculados en los años 90 principalmente al consumo de embutidos y salchichas.
Ahora, sin embargo, los brotes están generalmente vinculados a productos lácteos, sobre todo quesos blandos, frutas y verduras.
Entre 1997 y 2015 se produjeron 5.696 hospitalizaciones relacionadas con la enfermedad, lo que según los investigadores "representaría solo la punta del iceberg, ya que solo un pequeño porcentaje -los más graves- de los casos requiere hospitalización".
Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), "podría ser una enfermedad emergente en Europa y estar infradiagnosticada"