Descoordinación en la respuesta del simulacro en la biomasa

S.F.L.
-

Los Bomberos de Burgos recibieron el aviso del 112 y olvidaron comunicárselo a los de Briviesca. A pesar de ello, en 18 minutos la supuesta víctima estaba atendida

El equipo que participó en el simulacro, el primero que hacen en conjunto, posando una vez terminado.

Por primera vez desde que la planta de la biomasa de Briviesca comenzó su producción de energía eléctrica renovable, se ha realizado un simulacro de accidente en ese centro, al que dio respuesta un equipo multidisciplinar con las distintas fuerzas y cuerpos de seguridad encargadas de atender emergencias. Treinta minutos fueron necesarios para que llegaran los bomberos, sanitarios y agentes de la Policía Local. La Guardia Civil fue avisada, pero no acudió al recinto. 
Las conclusiones a las que llegaron los participantes del operativo fue que hubo «un poco» de descoordinación entre el 112, los Bomberos de Burgos y Briviesca. «Al avisar desde la planta al Servicio 112 y decir que era un simulacro, el parque burgalés no comunicó nada a nadie», declara Eduardo Ruiz, jefe de planta de Biomasa. Por ello, el tiempo de asistencia desde que se contactó hasta que llegaron los bomberos, fue de una media hora, cuando en cualquier ocasión, los bomberos briviescanos tardan entre 7 y 10 minutos en acudir. 
Una vez allí, el periodo de actuación fue muy rápido, y en 9 minutos habían entrado por las puertas y bajado al herido una planta. Emplearon otros 9 en bajar hasta la planta 0 y estabilizarle. Lo que ayer se simuló fue una escena con un herido tirado en el suelo inmovilizado con quemaduras tras haber sufrido un accidente por un escape de vapor estando solo tres trabajadores en planta. 
La ubicación fue en la parte superior de una caldera, donde hay un calderín que tiene su potencial de peligrosidad, aunque tiene todas las medidas de seguridad implementadas y es prácticamente imposible que falle. El objetivo de esta acción era comprobar sí la empresa actúa bien y cumple las condiciones necesarias de seguridad o, por el contrario, pueden mejorarlo. «El trabajo conjunto sirve para mejorar en los canales de comunicación, que es en lo que ayer fallamos», declara Jesús Losúa, encargado del Parque de Bomberos de la capital burebana. En menos de una hora se llevó a cabo la actuación al completo, en la que participaron más de una decena de personas, sumando las que ayudaron en los puestos de control y de comunicación. «Estamos muy contentos con el trabajo efectuado aunque la próxima vez llamaremos nosotros mismos al cuerpo en caso de accidente», sentenció Ruiz.