Quintanar lanza la mejora del polígono con 90.000 euros

P.C.P.
-

Quintanar lanza la mejora del polígono con 90.000 euros de inversión inicial

A la izquierda del hotel, en paralelo a la CL-117, se prolongará el vial hacia el nuevo centro de tratamiento de residuos. - Foto: F2 Estudio

Quintanar de la Sierra va a comenzar la modernización del polígono industrial de El Majano, uno de los primeros que se construyeron en la provincia y que se encuentra muy deteriorado por el paso del tiempo y del tráfico pesado, la falta de mantenimiento y algunas ejecuciones de obras previas de manera deficiente. El coste total del proyecto asciende a 427.000 euros pero se va a comenzar por las actuaciones consideradas más urgentes, con un presupuesto estimado de 90.000.

Los trabajos estaban listos para salir a licitación cuando estalló la crisis sanitaria, explica la alcaldesa, Montserrat Ibáñez, que permanece pendiente de que se levante la suspensión impuesta a todos los procedimientos administrativos para poder publicar el concurso. Una vez adjudicado, la empresa tendrá 4 meses de plazo para ejecutar la reurbanización de las calles donde se ubican la mayoría de los negocios, desde la glorieta de conexión con la CL-117, que viene desde Salas de los Infantes.

Además, se ejecutará un nuevo vial en paralelo con esa carretera para unir el polígono con el nuevo centro de tratamiento de residuos que va a construir el Consorcio Provincial en el sector Sur-5, donde antes de la crisis económica se comenzó el movimiento de tierras para ampliar la superficie industrial y que lleva años paralizado por la falta de demanda empresarial. Con este acceso se pretende evitar que se produzca un «fondo de saco» o zona sin salida y además se permite una posible extensión futura de la zona hacia el este.
El polígono se distribuye a lo largo de un área aproximada de 84.000 metros cuadrados y se encuentran ocupadas prácticamente todas sus instalaciones. El deterioro de calzadas y zonas peatonales se ha agravado con el paso de los años, sobre todo en la calle El Majano -la que va desde el hotel hacia la zona del movimiento de tierras- tras unas obras de acometida de agua en las que se realizó una compactación deficiente del firme. Las grietas se alternan con las piezas rotas en los bordillos, los descascarillados y desconchados del hormigón y los baches puntuales.

El asfalto está destrozado.El asfalto está destrozado. - Foto: F2 Estudio

La actuación se aprovechará para sustituir todas las luminarias por otras led, «como estamos ya haciendo en el pueblo cada vez que se funde una», apunta Montserrat Ibáñez.
Coincidiendo con la ejecución del nuevo vial, que será en realidad una prolongación del actual,  se van a desmontar también los dos silos existentes, que se trasladarán a otro emplazamiento. La urbanización de este sector SUR-5 tiene un plazo estimado de ejecución de 6 meses. Según explica Ibáñez, el Ayuntamiento ha pagado el proyecto y asumirá también el coste de la urbanización, mientras que la obra de construcción del centro de tratamiento de residuos será licitada y sufragada por el Consorcio en una parcela cedida por el municipio.

Dos millones que no puede gastar. La idea inicial de Quintanar de la Sierra era la de trasladar el actual punto limpio, que se encuentra en el camino hacia el cámping,  para embellecer esa zona y evitar que los residuos -que a veces se depositan sin control- estén tan expuestos. «Entonces se me ofreció la posibilidad de cambiarlo al polígono, que es donde debe estar, pero hacer un centro de tratamiento de residuos más grande que el de Salas de los Infantes», explica Montserrat Ibáñez, que se emplazará en el espacio de ampliación del polígono.

Ahora todo permanece parado, junto a otros proyectos que tenía en marcha el Ayuntamiento, como la reparación de las grietas de la iglesia parroquial. A Ibáñez le gustaría emprender más actuaciones, pero se topa con la regla del techo de gasto, que no permite a los ayuntamientos incrementar la inversión, aunque cierren el ejercicio con superávit, y que espera que sea eliminada por el Gobierno. «Tengo 2 millones que no me puedo gastar, ¡con la necesidad que tengo de arreglar calles! Estoy atada de pies y manos», explica la regidora, que también ha consultado la opción de rebajar el IBI y el impuesto de tracción mecánica, sin éxito porque están «al mínimo», asegura. «No puedo bonificar al pueblo ahora, que es lo que nos gustaría», concluye.

Zona en la que se realizó un movimiento de tierras para una ampliación frustrada y donde se instalará el centro de tratamiento de residuos.Zona en la que se realizó un movimiento de tierras para una ampliación frustrada y donde se instalará el centro de tratamiento de residuos. - Foto: F2 Estudio