El juzgado único soporta el doble de asuntos bancarios

F.L.D.
-

La sentencia del Supremo el pasado mes de enero, que fija cómo se reparten los gastos hipotecarios entre cliente y banco, animó a acudir a un órgano que corre el riesgo de colapsarse

El juzgado único soporta el doble de asuntos bancarios - Foto: Luis López Araico

En junio se cumplirán dos años desde que la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial aprobó la especialización de juzgados en materia de cláusulas suelo y otros asuntos como el vencimiento anticipado o las hipotecas multidivisa. En el caso de Burgos, esta tarea recayó en Primera Instancia 4, al que se le concedió una jueza de apoyo para intentar dar agilidad a los procesos. Sin embargo, la creciente entrada de expedientes, sobre todo desde que elTribunal Supremo fijara cómo quedaban repartidos los gastos entre cliente y entidades financieras, ha animado a los abogados a presentar demandas, lo que ha incrementado sobremanera la labor del juzgado y, por tanto, la resolución de casos se va dilatando en el tiempo. De hecho, en el primer trimestre de 2019 se han iniciado 609 asuntos, casi el doble que en el último de 2018 y el récord desde el acuerdo de especialización. También se tocaron máximos en resolución, con un total de 452.
En total, desde que Primera Instancia 4 se hizo cargo de los asuntos de cláusulas suelo se han iniciado 3.372 casos de los que se han resuelto 1.976, es decir, el 58,6%, la mayoría de ellos por sentencias, según datos facilitados por el propio juzgado. Ante este intenso volumen de trabajo, no es de extrañar que un caso que en teoría debe resolverse con relativa prontitud, se esté dilatando en el tiempo, como es el caso de los señalamientos, que se están retrasando incluso hasta marzo de 2020.
Beatriz Monasterio, abogada especializada en esta materia, reconoce que la agilidad también depende de la jueza que asuma el asunto. Así, la titular admite los procedimientos más rápido, con una media de entre dos y tres semanas y está señalando para verano. Por su parte, la de apoyo tiene una agenda mucho más complicada y está citando para el año que viene. «Es normal que suceda esto porque antes era la de apoyo la que asumía todos los casos y probablemente esté acumulando retraso desde entonces. Una vez que se dividieron, todo ha ido más fluido», puntualiza.

[Más información en  la edión impresa]