Sacyl estudia avanzar de fase con 2 casos cada 10.000 hab.

SPC
-

La consejera Verónica Casado reconoce que contemplan flexibilizar el actual criterio fijado para la desescalada, cero contagios en una semana, y anuncia que estudian incluir nuevas zonas

Imagen de la terraza de un bar en Esguevillas (Valladolid), que ayer estrenó la fase 1. - Foto: Ical

Dos casos cada 10.000 habitantes o 20 cada 100.000 podría ser el nuevo criterio de la Consejería deSanidad para proponer alGobierno el pase de zonas básicas de salud a la fase 1 de la desescalada, siempre y cuando se garantice el control y aislamiento de posibles nuecos contagios. De esta forma, la Junta de Castilla y León contempla flexibilizar el escenario marcado de desescalada y permitir el paso a la fase 1 con dos positivos por 10.000 habitantes para algunas zonas e incluso ciudades, pero siempre que se cumplan con los requisitos sanitarios de aislar a las personas infectadas, poder realizar los test moleculares de PCR en 24 horas y la vigilancia epidemiológica. Así lo explicó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en la rueda de prensa telemática para informar de la evolución de la covid-19 en Castilla y León, y en la que confirmó que ya se ha remitido al Ministerio de Sanidad las 14 zonas básicas de salud, que quedaron fuera el viernes, para que se sumen a las 26 que ayer estrenaron la fase 1, informa Ical.
En este momento, los equipos sanitarios realizan «un análisis pormenorizado» zona por zona para ver si cumplen con los requisitos y poder proponer alguna más a las 14 en los próximos días, si bien, ante las preguntas en relación a cuáles podrían ser, la consejera reconoció que hay varias en una buena situación pero apeló a la prudencia antes de darlas a conocer.
De esa manera, la Junta puede flexibilizar el actual criterio de cero contagios en 14 y 7 días para cambiar a la fase 1 –comentó un informe de 20 casos por 100.000 habitantes y dos por 10.000–, aunque siempre si se puede aislar a los contagiados, si se garantiza la detección precoz y la trazabilidad. En el caso de las ciudades con dos áreas de salud, pasarían cuando cumplan ambas con los dos criterios. 
Respecto a la aparición de nuevos casos en municipios que ayer pasaron de fase, como Corrales del Vino, Casado explicó que todos ellos serán monitorizados y añadió que si se puede aislar a los positivos, si son pocos, es decir que no hay una transmisión comunitaria, y se garantiza la vigilancia epidemiológica pueden mantenerse en esa fase, pero de no ser así tendrían que retroceder.
La consejera manifestó que el Ministerio de Sanidad si ha pedido «ir más despacio», como hace Castilla y León, si bien afirmó que la ausencia de umbrales ha permitido que algunas comunidades «con peores cifras» hayan solicitado el cambio de fase. «Las vamos a coger rápido y espero que no haya repuntes», aseveró. «La economía se hunde si pasamos a fase de transmisión comunitaria, si hay un rebrote sí habrá un hundimiento, tenemos que ser cautos y tener criterios epidemiológicos y sanitarios», defendió la consejera, quien insistió en que el criterio para ser zona verde será una incidencia baja en los últimos siete días y poder controlar y aislar a los afectados.
«Esto depende de la gente»

Además, la consejera afirmó que el avance en las fases programadas para la desescalada dependerá de lo que haga la gente, pero advirtió de que «esto no es una carrera que gana quien llega antes a la fase 3», sino de cumplir con unos requisitos sanitarios y epidemiológicos para que no haya rebrote. «Va a depender de lo que hagamos», incidió. «Tenemos bomberos, pero no queremos tener incendios», explicó de manera gráfica, para recordar como en Alemania o Corea, que han permitido medidas menos restrictivas, han registrado casos y han tenido que«dar pasos atrás».