La adjudicataria de la vieja estación renuncia por diferencias económicas

Á.M. /Burgos
-

Bunch exigía al Ayuntamiento asumir unos costes que no estaban contemplados en el pliego. Los arquitectos valencianos que diseñaron el CIBA de la UBU realizarán el proyecto por haber quedado segundos en el concurso

Recreación de los exteriores y algunos espacios interiores del edificio propuesto. - Foto: contell martínez arquitectos


«Hemos recibido una notificación del estudio de arquitectura indicando que, por motivos sobrevenidos, renuncia a desarrollar este proyecto». Con esas palabras, y ni una más, explicó ayer el vicealcalde, Ángel Ibáñez, que Bunch Arquitectura, la firma madrileña de Sara de la Mata que ganó el concurso de ideas para diseñar la ‘nueva vieja estación’, cuyo uso será albergar un centro de ocio infantil y juvenil, se apeaba voluntariamente del tren.
Sin embargo, la historia no ha sido ni tan lacónica ni tan sencilla. Según el pliego, Bunch debía cobrar 165.000 euros por entregar el proyecto de ejecución de una obra que debía costar un máximo de 2,47 millones. Pero, como ha podido saber este periódico, De la Mata explicó a los responsables municipales que debía movilizar personal de forma continua (pedía el gasto de 60.000 kilómetros de desplazamientos) y que algunos estudios relacionados con la estructura los debía costear el Ayuntamiento, motivo por el que sus honorarios se disparaban, según diversas fuentes, cerca de un 40% al alza.
Además, Bunch tampoco estaba de acuerdo con las penalizaciones reflejadas en el contrato en el supuesto de que la obra fuera, por ejemplo, imposible de ejecutar en el presupuesto reflejado, que está limitado y cuenta con un 75% de financiación europea.
El Ayuntamiento se mantuvo firme en ceñirse a lo que dictaban los pliegos de condiciones y la respuesta de De la Mata ha sido la renuncia. Así las cosas, el equipo de Gobierno ha encargado los informes que permitan proceder a la adjudicación al segundo clasificado en el concurso, en este caso los jóvenes arquitectos valencianos Juan Miguel Martínez López y María Dolores Contell Jurado.
A los nuevos adjudicatarios ya se les ha transmitido la decisión, que han aceptado, y se abre ahora un plazo de 15 días para firmar los contratos. A partir de ese momento, dispondrán de tres meses, justo hasta finales de año, para entregar los planos definitivos. Coincide que Martínez López y Contell Jurado ya ganaron el concurso convocado por la UBU para diseñar su nuevo Centro de Investigación de Biotecnología Alimentaria (CIBA).

el diseño. El ‘nuevo’ proyecto apostó por una rehabilitación espartana que devuelva al edificio su aspecto original, de ahí su título: 1905. El presupuesto total de ejecución es de 2,3 millones y el elemento más llamativo es una pérgola en la cara Sur (bulevar) que emula un viejo andén y servirá de terraza a la cafetería. Se contemplan 1.860 metros cuadrados de superficie útil. Bunch hablaba de 3.290, pero eso ya es pasado.



Las más vistas