scorecardresearch

Las empresas de CyL, por debajo de la media en ecommerce

Ical
-

CEOE advierte de que incorporar las TIC "ya no es una opción" y afirma que los Fondos Next Generation son una "gran oportunidad" para la digitalización

Las empresas de CyL, por debajo de la media en ecommerce - Foto: FS ICAL

Las empresas de Castilla y León tienen deberes tecnológicos inaplazables para lograr la competitividad necesaria en los mercados actuales, muy marcados por los cambios de hábitos de consumo por la pandemia.

El último informe de N-economía de Ceprede recogido por Ical indica que el tejido empresarial castellano y leonés está muy por debajo de la media en España en penetración de la nueva economía. En concreto, sitúa el indicador en los 92 puntos, a ocho de la media para el conjunto de las autonomías (100), y asegura que en comercio electrónico, formación en TIC, uso de ordenadores y disposición de páginas web, los datos son peores.

Las actividades de Castilla y León se encuentran muy alejadas de las de autonomías como Madrid, Cataluña o Baleares, donde este indicador de la N-economía alcanza el 110, 109 y 108 por ciento. Sin embargo, las empresas de la Comunidad no están entre las de menor implantación, que son las de Extremadura y Castilla-La Mancha, con índices de 78 y 80 puntos.

El indicador se basa en cinco aspectos diferentes, y en cuatro de ellos, las empresas no llegan a la media, y solo la superan en el personal que utiliza internet, que se sitúa en el 101 por ciento. Por el contrario, en empresas que proporcionan formación TIC, y en personal que utiliza ordenador, el índice se sitúa en el 84 por ciento, en ambos casos. Asimismo, tampoco se alcanza la media (100) en empresas con comercio electrónico, con un 91 por ciento; ni en actividades con página web, 99 por ciento.

Innovación tecnológica

Mejor parada sale la Comunidad, en el indicador de innovación tecnológica que elabora N-economía, donde se sitúa ligeramente por encima de la media, con un 101 por ciento. No obstante, está lejos de las más dinámicas, como Madrid, Navarra, País Vasco y Cataluña, con porcentajes del 163, 160, 157 y 141 por ciento, respectivamente. Los peores datos los registran en esta materia, Canarias y Baleares, con 42 y 44 puntos.

Este indicador también se basa en el análisis de cinco componentes, con tres en los que la Comunidad, está por encima de la media en España (100). En concreto, Castilla y León presenta un índice de 106 puntos en porcentaje de gasto en I+D sobre PIB y 104 en personal investigador sobre ocupados y la misma cifra para difusión de la producción científica.

Sin embargo, no sale también parada en número de patentes por cada millón de habitantes, con un 83 por ciento; ni en gastos en innovación por parte de las empresas, donde se sitúa el indicador en 97 puntos, a tres de la media en el conjunto de las autonomías.

Mayor intensidad

CEOE Castilla y León explicó que considera "importante" alcanzar una mejoría en estos datos, con el fin de que las empresas avancen con mayor intensidad en términos de productividad y competitividad, algo que “solo pasa por la colaboración público-privada”. 

La patronal indicó a Ical, que las empresas son conscientes de que la digitalización “ya no es una opción, sino que es un camino en el que ya están inmersas”, y el mercado demanda “mayor celeridad”. Si embargo, asume que “no es un recorrido ausente de complejidad dada la rapidez con la que cambia la tecnología” y defiende que “es necesario contar con suficientes apoyos que faciliten a las empresas la implementación de la tecnología más adecuada a su propia operativa”. 

CEOECyL entiende, en este contexto, que los Fondos Next Generation son una “gran oportunidad” para que las empresas efectúen la necesaria transformación digital y, por ello, insiste en que “urge que las diferentes administraciones públicas aceleren los cambios regulatorios y administrativos precisos que hasta ahora vienen ralentizando el despliegue de proyectos empresariales; además de ser urgente también el que las compañías conozcan la instrumentalización y articulación efectiva de dichos apoyos con el fin de que puedan ir preparando los proyectos y se logre certificar a tiempo todos los gastos que conllevan”. 

Por otro lado, los empresarios consideran que también es “importante” para este proceso tener en cuenta el nuevo Marco Financiero Plurianual 2021-2027 de la UE y los diferentes programas europeos, como es Europa Digital. No obstante, advierten de que no se puede olvidar cómo el tejido productivo está conformado de forma especial por microopymes y pymes y, por ello, “es necesario que los diferentes apoyos para la transformación digital de estas empresas se adecúen a esta diferente dimensión y a la propia casuística de cada actividad y sector”.

Al tiempo, señalan que “se ha de fortalecer y rediseñar los apoyos para la capacitación y certificación en competencias digitales, para que se rentabilicen de forma plena la inversión que conlleva la implantación de dichas tecnologías”.