La tormenta daña parte de los fondos del Archivo guardados en Villalonquéjar

C.M./A.M./ Burgos
-

El granizo hizo agujeros en el tejado y el agua inundó las naves del polígono industrial en las que se custodian desde 2004. El lunes se trasladarán al Hospital Militar mientras se hacen las correspondientes reparaciones

Imagen del interior de la imprenta Santos que resultó muy afectada. - Foto: Jesús J. Matías


Además de a decenas de industrias ubicadas en Villalonquéjar, la tormenta de granizo caída el pasado miércoles en la ciudad también dañó parte de los fondos del Archivo Histórico Provincial que se guardan en dos naves de este polígono industrial hasta que el Ministerio de Cultura construya un nuevo edificio en unos terrenos junto a la Universidad.
El pedrisco provocó enormes agujeros en el tejado, lo que hizo que el agua se colara por ellos, inundara el recinto y mojara parte la documentación. A la mañana siguiente personal de Archivo y del Servicio Territorial de Cultura de la Junta se desplazó a las naves para comprobar los desperfectos y colocar lonas impermeables sobre los documentos. Sin embargo, la situación empeoró la noche del jueves al viernes al volver a llover, e inundarse de nuevo (el agua alcanzara varios palmos).
Durante la mañana de ayer personal de la Junta volvió a las naves para comprobar el estado del fondo, tratar de secarlo y apilarlo para trasladarlo a otro emplazamiento. Según confirmó el delegado territorial de la Junta, Baudilio Fernández-Mardomingo, los documentos se trasladarán el lunes a dependencias del Hospital Militar. «Hemos puestos una lonas impermeables encima de los documentos que tenían riesgo de mojarse y ahora no tenemos ese riesgo, pero mientras se repara o se cambia el tejado, que no hemos decidido todavía lo que vamos a hacer, se llevarán al Militar los documentos que tengan riesgos», apuntó.
Fernández-Mardomingo minimizó lo sucedido y aseguró que todos los documentos afectados por el agua son recuperables. También recordó que los de mayor valor se encuentran en los locales de la calle Antonio de Cabezón, cuyas instalaciones cerrarán el lunes para que su personal colabore en el traslado al Militar.
Parece que los documentos del Archivo Histórico Provincial están gafados porque es la tercera vez que se mojan. En septiembre de 2006 un fallo en el sistema contra incendios de la nave de Villalonquéjar provocó una inundación que dañó libros y legajos, alguno de ellos con siglos de antigüedad y de carácter valioso, y justo un año después un fuerte aguacero provocó filtraciones en el tejado y volvieron a dañarse los fondos, que tuvieron que secarse.