scorecardresearch

La élite burgalesa estará en el Cross de Atapuerca

CARMELO PALACIOS
-

Jesús Gómez, Dani Arce, Celia Antón y Lidia Campo no faltarán en el regreso de la mejor competición del mundo de campo a través el próximo 14 de noviembre

Jesús Gómez y Dani Arce (i.), en la edición de 2017 del Cross de Atapuerca. - Foto: Luis López Araico

El Cross de Atapuerca regresa el próximo 14 de noviembre después de un año de parón por la pandemia y ningún atleta burgalés quiere perderse una cita tan señalada. Jesús Gómez, Dani Arce, Celia Antón o Lidia Campo son algunos de los más ilustres corredores locales que se fajarán sobre el barro del circuito local. «Es una carrera muy especial porque corremos en casa», coinciden. 

Todos los participantes, y especialmente los burgaleses, estarán arropados por el público, que en la última edición rondó los 16.000 espectadores. A día de hoy, no hay ninguna restricción de aforo al ser un evento al aire libre y se espera que acuda mucho público para ver en directo a la 'crème de la crème' del campo a través, aunque desde la organización se recomienda el uso de mascarilla por precaución. «He echado mucho de menos al público. Nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene al competir en estadios vacíos. Va a ser muy bonito recuperar el ambiente y más hacerlo delante de nuestra gente», reconoció Lidia Campo, que no faltará en la prueba femenina absoluta.

Las metas de cada uno en este inicio de la temporada son un tanto dispares. Dani Arce es el atleta que más intereses tiene puestos en Atapuerca, ya que se trata de una prueba clasificatoria para el Europeo 2021 de Dublín. «Será la primera toma de contacto con el cross. Se me da bastante bien el campo a través y, depende de cómo me encuentre, intentaré estar en los puestos de arriba y clasificarme para el Europeo. Tener un cross de esta entidad en Burgos te hace sacar siempre un poco más de ti», comentó un ambicioso Arce, que este fin de semana participará en la Milla Internacional de Bilbao.

También correrá la prueba Jesús Gómez, aunque más con la intención de rodar y acumular kilómetros que de pelear con los mejores. «El objetivo es sufrir porque para mí el cross es sufrir y no me siento tan cómodo como en la pista, pero me gusta el ambiente. Según el estado de forma con el que llegue, me exigiré más o menos. Va a ser bonito volver a Atapuerca después de estos últimos tiempos de covid. Es un cross que me gusta», explicó Gómez.

En femenino. En la prueba femenina, Campo llega también con incertidumbre sobre su estado de forma porque este verano ha parado un mes, pero el curso pasado fue undécima en el Nacional de Cross, su mejor resultado, y, si tiene buenas sensaciones, confía en colarse en el 'top-20' de españolas. 

Por esos puestos luchará también Celia Antón. La arandina estrenará la temporada de cross en Atapuerca sin mucha presión, pero con la intención de hacer un buen papel en una carrera muy especial. «Tener el mejor cross del mundo en casa y correr ante nuestro público es para disfrutarlo», aseguró la atleta ribereña.

Cada uno con sus pretensiones y confiando en que ninguna lesión les aparte de la cita, la élite del deporte burgalés quiere dejarse ver en Atapuerca, donde estará rodeada por los mejores atletas del mundo y formará parte de una 'comitiva' de unos 6.000 atletas, cifra que se superó en la última edición.