Enfado de la afición

R.C.G.
-

El precio de las entradas para el partido de vuelta genera división de opiniones en la marea rojilla

El buen ambiente que se respiraba entre la afición del Mirandés tras el empate de la ida se ha tornado en malestar, pero no por cuestiones deportivas sino por el precio de las entradas para la vuelta. La decisión del club de cobrar 15 euros a los abonados no ha sido bien recibida por un amplio sector de la masa social hasta el punto de que la peña Jóvenes Jabatos ha emitido un comunicado «con todo el dolor de nuestro corazón» en el que muestran su «repulsa» a esta medida.  
«Quizá no tengamos ni idea de gestionar un club pero sí sabemos el gran esfuerzo que realizamos los socios para pagar uno de los abonos más caros de Segunda B», expresan en un escrito en el que destacan la fidelidad de la afición porque «en cualquier campo donde juega el equipo hay seguidores dispuestos a gastar su dinero y su tiempo para ver al equipo luciendo con orgullo su bufanda».
Por este motivo piden al club que rectifique e incluso  se ofrecen a buscar soluciones, dejando claro que pese a todo el domingo «no vamos a dejar de cantar, disfrutar y animar porque las ganas y la pasión no las vamos a perder» aunque matizan que «es mucho lo que soportamos sin levantar la voz». Por eso finalizan el texto con un rotundo, «¡la culpa es nuestra porque nunca nos quejamos!».
La peña más ruidosa no es la única que ha levantado la voz por los precios. De hecho las redes sociales se han inundado de mensajes críticos en los que adjetivos como vergonzoso o lamentable se repiten con frecuencia. Otros van más allá y culpan al club  de «sangrar el bolsillo» de los seguidores más fieles, «que nunca hemos dado la espalda al equipo ni en momentos duros como los descensos».
La mayoría apunta a que lo importante en este tipo de citas es llenar el campo para llevar en volandas al equipo algo que suele suceder en las grandes citas pero que muchos dudan que se vaya a conseguir ante el Atlético B.
En el lado opuesto también hay quienes defienden la  decisión del club y recuerdan que ya se sabía desde el inicio que el carné no incluye el play off. De hecho 850 personas ya han retirado su entrada para la cita del domingo, un número elevado a estas alturas de semana. Sin embargo  la división de opiniones llega en el peor momento posible porque el Mirandés se está jugando la temporada.
La comunión entre equipo y afición ha sido total durante toda la campaña, siendo su máxima expresión la haka que se realiza al final de cada partido. Incluso tras la dura derrota en Las Gaunas los seguidores despidieron entre aplausos a los jugadores, obligando a que se acercaran a la grada para darles ánimo.
El clima de unidad se vio reforzado el domingo cuando el Mirandés decidió pagar los autobuses a todos los que viajaron al encuentro de ida para minimizar los 25 euros que cobraba el Atlético Madrid (mismo precio que deberán pagar los no abonados que decidan acudir este domingo a Anduva). Sin embargo ahora hay quienes entienden que el apoyo incondicional brindado durante el año debería tener más reconocimiento por parte del club, regalando las entradas a los abonados en la primera eliminatoria como han hecho otros equipos o cobrando un precio simbólico teniendo en cuenta que  si se logra la clasificación faltarían por disputarse otras dos rondas más.
La promoción lanzada por el Mirandés permite sacar a los abonados, además de la suya, otras dos entradas en el fondo norte pagando también 15 euros. Las localidades se pueden comprar en la sede o a través de la web.

La grada de animación apoyando al equipo durante un partido en Anduva. En el vídeo, durante el partido de ida de la eliminatoria en la Ciudad Wanda. FOTO: Truchuelo // Vídeo: CD Mirandés
La grada de animación apoyando al equipo durante un partido en Anduva. En el vídeo, durante el partido de ida de la eliminatoria en la Ciudad Wanda. - Foto: FOTO: Truchuelo // Vídeo: CD Mirandés