El ARU inicia su tercera fase para rehabilitar 59 viviendas

Ó.C
-

La ayuda para los cinco edificios aceptados es de más de 700.000 euros. En esta séptima convocatoria se han quedado fuera cuatro inmuebles que podrán que acudir a la siguiente

El ARU inicia su tercera fase para rehabilitar 59 viviendas

El Área de Regeneración Urbana (ARU) es un proyecto impulsado por parte del Ayuntamiento, como una herramienta estratégica en la conservación y mantenimiento de los edificios. En los últimos años, la zona en la que se está centrando esta ayuda concedida a tres -entre la administraciones local, regional y estatal- es el entorno de la calle Vitoria, la conocida como Ebro Entrevías. En la recién estrenada tercera fase se actuará en 114 viviendas que se unirán a las 190 que se han mejorado con las dos etapas anteriores. Por el momento ya se ha puesto en marcha la que será la séptima convocatoria, en la que se han aceptado las solicitudes de cinco inmuebles entre los que suman 59 viviendas.
La nueva concejala de Urbanismo, Soraya Solórzano, destaca que dentro de esta nueva ventana para conseguir las subvenciones se tenía un máximo de 65 viviendas, aunque la cifra ha sido mucho más alta, puesto que la demanda ha llegado a las «nueve comunidades con 96 viviendas», aclara la responsable municipal, que indica que el presupuesto total entre las tres administraciones es de «886.000 euros para la rehabilitación más otros 270.000 para la reurbanización».
En cualquier caso, como no se ha podido cuadrar la cifra con el tope establecido para esta convocatoria, habrá un ligero ahorro aunque Solórzano destaca que «la cantidad económica que no se va a destinar a subvenciones se deja para la que será la octava». A este respecto, la ayuda total que se aportará por parte de las administraciones para estos cinco edificios llega a los 708.403 euros.
Esta cuantía representa en cada uno de los proyectos aproximadamente un 65% del coste de la rehabilitación. «Estamos hablando que más de la mitad del proyecto se subvenciona», recalca Solórzano, aunque esto no quita para que desde el Ayuntamiento se reconozca y aplauda que por parte de los propietarios se está «haciendo un esfuerzo muy importante», puesto que de ellos depende financiar el 35% al que no alcanzan las ayudas públicas.
En cualquier caso, la valoración municipal sigue siendo positiva en cuanto a la respuesta que se tiene por parte de los vecinos con el ARU. Además por parte de la concejala de Urbanismo se recuerda que la zona Ebro Entrevías es una zona vulnerable puesto que «hay edificios que son antiguos y que requieren mejoras».
Por esto se agradece la respuesta de los propietarios, dentro de un ARU que sigue teniendo demanda. Algo que se demuestra con los cuatro inmuebles que se han quedado fuera aunque «también sabemos de otras comunidades a las que no les ha dado tiempo a presentar la documentación para esta séptima y posiblemente se presenten en la siguiente». Por eso, desde el departamento ya se piensa en la octava convocatoria, que se iniciará «redactando las bases» para que luego sean aprobadas.
criterios. Solórzano explica que al haber contado con una demanda mayor, cubriendo en esta primera convocatoria de la tercera fase más de la mitad de las 114 viviendas previstas, se ha tenido que hacer una selección para decidir qué comunidades de entre las nueve solicitantes se incluían. Para ello existen una serie de criterios y el que tiene un peso mayor a la hora de decidir es «el alcance económica, que es la inversión que se hace por vivienda», apunta la responsable de Urbanismo, que añade que al margen de este hay otros baremos como son: el número de viviendas afectadas; si el edificio tiene que mejorarse a instancia de la Inspección Técnica de Edificios; los años y si cuenta el inmueble con algún grado de protección; y por último se valora las líneas de actuación que se basan en la conservación, la mejora de la calidad y sostenibilidad junto a la accesibilidad.
A este respecto, Solórzano detalla que entre las cinco comunidades aceptadas, en cuatro casos se realizarán trabajos de aislamiento del edificio pero además hay tres en los que se va a colocar el ascensor o incluso dentro de la actuación se va a bajar el acceso al mismo a cota cero. Antes de que se acometa estas reformas, desde el departamento de Urbanismo se repara en que de momento se tiene que dar traslado de la decisión municipal, para que los vecinos acepten la subvención.