Una semana antes de confinamiento, 85% menos de contagios

H.J.
-

Un estudio calcula que la provincia podría haber evitado cientos de casos, aunque advierte también de que sin las medidas restrictivas puestas en marcha el 14 de marzo la pandemia estaría desatada

La Policía Local, comprobando si un ciudadano puede estar en la calle. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El número de contagios en la provincia de Burgos se habría reducido en un 86% si las medidas de confinamiento se hubieran puesto en marcha una semana antes. A esa contundente conclusión llega un estudio elaborado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) que firman los profesores Luis Orea (Universidad de Oviedo) e Inmaculada C. Álvarez (Autónoma de Madrid).

El informe analiza cómo de efectiva ha resultado la entrada en vigor del Estado de Alarma en España y la obligación de quedarse en casa que de él se derivó, y lo hace para el conjunto del país pero también para cada una de las provincias a partir de simulaciones basadas tanto en la población como en la movilidad de los distintos territorios.

Se plantean tres escenarios. El primero es el de los datos oficiales, fechados el 4 de abril. Entonces la provincia de Burgos presentaba 985 casos confirmados. A partir de ahí, el estudio calcula cuántos contagiados habría habido si no se hubieran tomado las medidas de confinamiento, y el resultado es la escalofriante cifra de 9.102, de lo que se deduce que se están conteniendo el 89,2 por ciento de los casos potenciales.

Pero el tercer escenario apunta cómo estaría el país si el confinamiento se hubiera decretado justo siete días antes, el 7 de marzo. En ese caso, el 4 de abril Burgos únicamente habría registrado 138 casos, lo que habría ahorrado el 86% de los positivos. Hay que recordar que en el fin de semana del 7-8 de marzo, justo antes de que las autoridades sanitarias alertasen de que la pandemia estaba descontrolada y cuando ya se habían detectado varios casos positivos diseminados por el territorio nacional, siguieron produciéndose eventos deportivos multitudinarios, mítines políticos, concentraciones de personas en terrazas o parques y las manifestaciones del Día de la Mujer.

La enorme diferencia otorgada a la provincia burgalesa es una de las más destacadas de todo el país, puesto que la media estatal la sitúa FEDEA en un 62,3 por ciento. Sin embargo, no es ni mucho menos la mayor de Castilla y León puesto que para Ávila reflejan un descenso de casos del 98,9% si el Estado de Alarma se hubiera decretado una semana antes, para Soria de un 93%.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)