Valverde conquista su segunda Ruta de Occitania

EFE
-
Valverde conquista su segunda Ruta de Occitania - Foto: Toni Albir Toni Albir

El 'Bala' vuelve a lo más alto del cajón después de su caída en Bélgica y de defender con trabajo y experiencia los ocho segundo que le separaban de Sosa

El español Alejandro Valverde (Movistar), actual campeón del mundo de ciclismo, regresó victorioso a la competición, dos meses después de sufrir una caída en Bélgica la víspera de la clásica Lieja-Bastoña-Lieja, al conquistar por segundo año consecutivo la Ruta de Occitania (Francia).
El murciano, que a consecuencia de la caída se perdió el Giro de Italia, afrontaba este domingo la cuarta y última etapa con solo ocho segundos de ventaja sobre el colombiano Iván Ramiro Sosa pero el equipo español no tuvo problemas para defender el primer puesto de su jefe de filas.
La última victoria de etapa fue para el francés Arnaud Demare (Groupama FDJ), que se impuso en el esprint, por delante de Sacha Modolo, entre la treintena de corredores que llegaron destacados a la meta. Los españoles David González y José Rojas fueron cuarto y quinto en la llegada.
La última jornada trasladó a los corredores desde Astarac Arros en Gascogne a Clermont-Pouyguillès, un recorrido total de 154.8 km en un circuito sin grandes dificultades al que se daban ocho vueltas.
Formaron la escapada del día el español Luis Ángel Maté (Cofidis) -ganador de una etapa aquí en 2011- y los franceses Pierre Gouault (NRL), Angelo Tulik (TDE) y Quentin Pacher (VCB), mientras el Movistar controlaba el pelotón para el líder Alejandro Valverde, que partía con ocho segundos de ventaja sobre el colombiano Iván Sosa, ganador de la etapa reina el sábado, en el esprint con el murciano.
El equipo Groupama trabajó al frente del pelotón para su velocista Arnaud Demare y el Ineos para defender su liderato por equipos, mientras que el Movistar de Valverde se mantenía en un segundo plano, pendiente de posibles arrancadas de Iván Sosa.
La última subida, a cuastro kilómetros de la meta, no resolvió nada. El Groupama y el Ineos tiraron a bloque y echaron abajo la fuga a tres kilómetros del final.