115 de las 471 casas rurales se exponen a elevadas multas por no adaptarse a la ley

B.G.R. / Burgos
-

Estrellas verdes. 356 alojamientos de la provincia lucen ya el nuevo sistema de categorización con el que la Junta pretende que los establecimientos cumplan con unos «estándares de calidad»

Casa rural de Arlanzón catalogada con tres estrellas. - Foto: Alberto Rodrigo

El pasado 21 de diciembre finalizó el plazo dado por la Junta de Castilla y León para que los establecimientos de turismo rural se adaptaran a la nueva regulación del sector que incluye un sistema de categorización por estrellas verdes. En la provincia de Burgos han sido 356 los que se han sumado a la normativa, mientras que los 115 que no lo han hecho dejarán de tener la condición de alojamientos turísticos y no podrán ejercer esta actividad, según explican desde la Dirección General de Turismo.
A fecha del pasado 30 de noviembre, el departamento regional tenía contabilizados un total de 471 alojamientos rurales, de los que 284 figuran ahora en la modalidad de casas rurales, 57 en la de hoteles y 15 como posadas. Todos ellos han seguido el procedimiento establecido mediante decreto por el Gobierno regional, pudiendo asimismo optar a ayudas para ejecutar obras de acondicionamiento que mejoran sus instalaciones de cara a lograr entre una cinco estrellas verdes en función de sus características y servicios.
Estas cifras suponen que el 76% de los establecimientos de la provincia se han adaptado a la normativa, mientras que hay un 24% que no lo había hecho a 21 de diciembre de 2015, después de que el Gobierno regional concediera una prórroga de diez meses ya que la fecha límite inicial era el 3 de marzo. En este caso, la Dirección General de Turismo explica que procederá de oficio a cancelar su inscripción en el Registro de Castilla y León, lo que significa que si siguen ejerciendo esta actividad lo harán de forma «clandestina», pudiéndose enfrentar a sanciones que van de los 9.000 a los 90.000 euros de multa al ser considerada como una infracción «grave».

Declaración responsable

Desde el departamento regional aclaran, no obstante, que aquellos que no hayan presentado la categorizacion podrán continuar en el sector siempre y cuando presenten una «nueva declaración responsable» para ejercer dicha actividad y «teniendo que someterse al contenido íntegro» del decreto aprobado por la Administración regional en noviembre de 2013.
La asociación burgalesa de empresarios de turismo rural Turalbur cree que la mayoría de las casas rurales que no se han adecuado a la regulación han cerrado, ya que de lo contrario pasarán a «una situación de ilegalidad». Su presidente, Francisco Hernansanz, esperaba que la respuesta del sector iba a ser más elevada, ya que considera bajo el porcentaje del 76% de alojamientos adaptados.
Y es que, en el conjunto de Castilla y León la cifra alcanza el 80%, con provincias que incluso lo superan como León y Segovia (87 y 86%, respectivamente), y es valorada muy positivamente por la Dirección General de Turismo. «Demuestra la gran acogida que el sistema ha tenido entre todos los alojamientos y la gran cantidad de establecimientos que mantienen la prestación de estos servicios en el medio rural», manifiestan. Las mismas fuentes regionales aseguran que la nueva ordenación tiene por objeto que los que continúan ejerciendo su actividad lo hagan cumpliendo los «estándares de calidad» que demandan los turistas.
Desde Turalbur valoran de forma favorable la regulación y, sobre todo, el hecho de que se haya aprobado un «decreto exclusivo» para el turismo rural. No obstante y respecto a los criterios de calidad, subraya que el sistema anterior de categorización por espigas, creado por la Asociación Nacional de Turismo Rural y que sigue también vigente, tenía más en cuenta este aspecto que el actual.
En cualquier caso, Hernansaz aboga por un seguimiento del decreto de tal forma que la Junta refuerce su «labor inspectora» en este tipo de establecimientos. Para ello, la asociación propone al Gobierno regional la contratación de más personal para que pueda existen un inspector por cada grupo de acción local que haya en las provincias (seis en Burgos). Además, reclama la difusión de esta nueva catalogación por parte del Gobierno regional. «Esperemos que se promocionen las estrellas  de forma adecuada y potente».