scorecardresearch

Obras para maestros de la batuta

S.F.L.
-

Luis García, director de la Unidad de Música de Infantería de Marina de Ferrol, ha compuesto dos pasodobles dedicados a su familia y a los músicos de Poza de la Sal de «ayer, hoy y mañana»

Luis García es la cuarta generación de músicos de su familia, todos ellos naturales de la villa salinera menos él, que nació en Galicia. - Foto: DB

Una vida frenética a pesar de su juventud y una personalidad más arrolladora y creativa que casi la propia vida. Luis García mantiene una relación especial con la Música, con mayúscula, porque es su gran pasión desde que tiene uso de razón y por ello merece un reconocimiento. Un prometedor talento con la batuta y con las notas que ha dado el gran salto a la composición.

Biznieto, nieto e hijo de músicos pozanos, siente admiración por la villa que le vio crecer y amar cada instrumento. Este sentimiento floreció cuando era un niño y observaba a los vecinos animar las calles a base de melodías dispares en las fiestas patronales de San Cosme y San Damián y en fechas señaladas. 

No fue necesario llegar a la adolescencia para que el artista tuviese claro que quería dedicarse a crear armonías y a conocer íntimamente al piano, instrumento en el que especializó su carrera. Después llegó el turno de dar un paso más y enfrentarse a pentagramas en blanco, un ideal que le permitió que sus obras respirasen los aromas de la persona a la que dedicaba sus trabajos. A Coruña y Madrid fueron testigos de ello. 

Siguiendo la tradición familiar, Luis acabó opositando para formar parte del Cuerpo de Músicas Militares. Con esfuerzo y empeño dirige desde hace años con el rango de capitán la Unidad de Música de Infantería de Marina de Ferrol, una profesión que le permite dedicar la mayor parte de su tiempo en lo que más le gusta hacer, con la fortuna de poder compartir su afición con su pareja.

A pesar de sus ajetreadas jornadas, en su mente siempre deja hueco para Poza. Tal es el amor que siente por la localidad que le ha regalado dos pasodobles compuestos de 'puño y letra' por él. Los Pinchaguas -en honor al apodo familiar- se estrenó en verano ante un público «muy agradecido». La presentación a la sociedad de Músicos Pozanos -la segunda obra dedicada a los músicos pozanos- tendrá que esperar. «El director de la Banda Municipal de Música de Poza, Miguel Santamaría, la tiene en su poder y es él quien decide cuando sonará», aclara el compositor. Su proyecto va más lejos y pretende lanzar un álbum en conjunto con los dos pasodobles.

Sus dotes con el piano le impedían participar en orquestas y bandas por lo que el virtuoso se vio obligado a continuar con su formación y, a día de hoy, se defiende, y mucho, con la percusión, el acordeón y la gaita, aunque no descarta estudiar otros instrumentos. Amante también del jolgorio y del ambiente festivo, colabora activamente con la organización del Festival Internacional de Charangas, en el que en alguna edición ha formado parte del jurado. Espera con ansia que el evento regrese para acercar la «buena música a todos los públicos», asegura.

Como persona implicada en conservar las tradiciones de su villa, tiene en mente desarrollar algún proyecto relacionado con la composición y su municipio, «una obra más sinfónica dedicada a Poza o a Félix Rodríguez de la Fuente», adelanta. 

ARCHIVADO EN: Luis García, Música, Juventud