La Enfermería se rebela tras la polémica oposición de Sacyl

A.G.
-
El pasado 21 de mayo enfermeras y auxiliares se concentraron en la Gerencia de Salud de Área.

Contratos de trabajo por horas y días, cambios constantes de servicios y bolsas de empleo con falta de transparencia son algunas de sus quejas. La próxima semana se reúnen con los sindicatos

Siempre que algún cargo político del ámbito sanitario se refiere a la Enfermería no duda en calificarla como el principal puntal del sistema y sin el cual éste se vendría abajo. Pone en valor su formación, su profesionalidad y la calidad de su trabajo, pero lo cierto es que este puntal, al menos en Castilla y León, y en concreto, en Burgos, hace tiempo que ha empezado a resquebrajarse. Cerca del 60% de las profesionales de esta provincia (y las colegiadas son 2.600) no tienen ninguna estabilidad en el empleo, según fuentes del Colegio Oficial de Enfermería de Burgos, y se sienten profundamente maltratadas. No son, además, un colectivo dado a la queja ni a la protesta pública pero ya no pueden más. La semana pasada se concentraron ante la sede de la Gerencia de Salud de Área alrededor de un centenar de estas profesionales y también TCAE (Técnicas en Cuidados de Enfermería), anteriormente llamadas auxiliares, para hacer visible su profundo enfado por  el examen de la Oferta de Empleo Público que se celebró el 12 de mayo. Posteriormente, un grupo más pequeño se trasladó al Colegio Oficial de Enfermería, donde se entrevistaron con su presidenta, Esther Reyes.
La protesta continuó el día de las elecciones, el domingo, 26 de mayo, en el que muchas enfermeras acudieron a votar con sus batas o pijamas de trabajo para protestar con lo que han dado en llamar sacylismo. ¿A qué se refieren con este neologismo? Al maltrato constante que, aseguran, reciben del órgano que gestiona el sistema regional de salud, el Sacyl. Las quejas son infinitas. La de mayor actualidad está vinculada al examen de hace tres semanas, que consideran que las discriminó con respecto otras comunidades autónomas y a otras categorías profesionales.
"En Castilla y León, las enfermeras nos enfrentamos a un temario publicado del que solo conocemos el enunciado del tema y no el contenido sobre el que nos van a preguntar mientras que en el País Vasco o en Cantabria, junto al temario se publica la bibliografía a partir de la cual se elaborará el examen. En nuestra propia comunidad y no hace mucho, en noviembre, los médicos de Familia se examinaron con un temario con cuatro referencias bibliográficas", explica una portavoz del colectivo. Se refiere a que fueron al examen sin saber exactamente sobre qué asuntos les iban a preguntar. Por otro lado, también protestan por el hecho de que el tribunal examinador estuviera presidido por un médico -"¿alguien se imagina a una enfermera presidiendo un tribunal para una oposición de médicos?"- y porque muchas de las preguntas que se les hicieron son "obsoletas e impropias de la competencia enfermera en un examen de oposición".
Esta prueba -a su juicio, injusta- ha sido la puntilla que ha hecho empezar a levantar la voz a un grupo profesional que se autodefine como ‘machacado’ y que no tiene mucha costumbre de quejarse. Su precariedad laboral es muy alta, forman parte de bolsas de empleo que consideran que no son transparentes y tienen criterios "absolutamente arbitrarios" y su realidad es que tienen que estar siempre pendientes del teléfono móvil si quieren trabajar aunque sea unas horas porque si no cogen a la cuarta llamada de Sacyl se les castiga expulsándoles de la bolsa de trabajo. "El personal temporal tiene reticencias a exigir sus derechos laborales por posibles influencias en futuros contratos debido a la falta de transparencia en la gestión. Los amiguismos todavía están muy presentes", añade.
ESTRÉS Y ANSIEDAD. Se duelen también de la falta de calidad de la contratación: "Tenemos contratos por horas, días y semanas tanto en la ciudad como en la provincia, es decir, que te pueden llamar a la una de la tarde para que vayas a las tres a trabajar a Medina de Pomar y si no coges, porque a veces tienes que vivir, atender a tu familia, hacer otras cosas... te castigan expulsándote de la bolsa. Continuamente nos cambian de servicio y esto es una elevada fuente de estrés, por no hablar de la pérdida de calidad asistencial que supone para el paciente y un mayor riesgo de equivocaciones. A veces nos parece mentira que quienes toleren estas situaciones sean también enfermeras, es decir, profesionales dedicadas a cuidar a otras personas", añade una enfermera que se ha incorporado en redes sociales al grupo ‘Afectados de Sacylismo’ que está poniendo en evidencia estas circunstancias.
Todo este cúmulo de "injusticias" está haciendo que muchas de ellas enfermen de ansiedad y depresión y cojan bajas laborales. "Es fácil de entender la presión que puede sufrir, por ejemplo, una enfermera que siempre ha estado en Pediatría cuando tiene que ir a trabajar con ancianos en Medicina Interna", ponen como ejemplo de los cambios de servicios que critican. 
También enseñan sus credenciales: "Durante años, el personal eventual de Sacyl ha demostrado su profesionalidad y su buena disposición para el trabajo, compaginando el esfuerzo de preparar oposiciones con el trabajo a turnos, aceptando contratos de unas horas o unos días, largos años sin oposiciones...". Y enfrente tienen una Administración poco permeable pero también, aseguran, unos sindicatos que creen que no les apoyan lo suficiente: "A pesar de nuestra buena preparación y de realizar formación continuada, cada vez se nos exige más estudio a cambio de menos sueldo y mayor precariedad. Sentimos que no se nos valora y que la única finalidad de Sacyl es mantener al personal con plena disponibilidad y dividir continuamente a los profesionales y creemos que nuestros representantes en las mesas de negociación no nos han apoyado lo suficiente".
Frente a todo esto, las enfermeras han empezado a organizarse en toda Castilla y León y han realizado ya algunas actuaciones: recogida de más de 6.000 firmas en la plata forma Change.org para que dimita el tribunal calificador de las pruebas de oposición, lo que también ha sido enviado a las Cortes, y se ha protestado también en la Consejería de Sanidad en relación a la gestión de la bolsa para el personal eventual y futuros procesos selectivos. En Burgos tienen previsto reunirse la próxima semana con los sindicatos.