Los donativos a Cáritas crecen un 700% durante la pandemia

B.D.
-

La entidad reconoce que en momentos de crisis la solidaridad y los gestos de ayuda hacia los más vulnerables se refuerzan y pide que se mantengan en el tiempo «en una etapa difícil»

Voluntarios de Cáritas colaboran en el comedor social que tiene la entidad. - Foto: Patricia González

La sociedad burgalesa se ha volcado de nuevo con las entidades sociales que ayudan a las personas en riesgo de exclusión y lo ha hecho en forma de donativos. Ocurrió durante la crisis económica de 2007 y ha vuelto a suceder ahora. Así lo reconoce el delegado diocesano de Cáritas, Fernando García Cadiñanos, quien destaca que en el mes de abril se incrementaron un 700% las aportaciones dinerarias de particulares con respecto a las que ingresaron en el mismo mes de 2019.
García Cadiñanos subraya que en momentos de crisis la solidaridad y los gestos de apoyo hacia los más necesitados se refuerzan, si bien reclama que ese compromiso se mantenga en el tiempo porque  se abre «una etapa difícil» para las familias más vulnerables. «Siempre hay una relación entre problemática social y crisis y solidaridad y ahora se ha vuelto a percibir», dice.
El aumento de los donativos ha sido bien recibido en la entidad ya que han tenido que hacer frente a un mayor número de peticiones de ayuda por parte de personas que se han quedado sin trabajo y no disponen de los recursos necesarios para comprar alimentos, productos de farmacia o pagar los gastos básicos de su vivienda. 
Por ello, y ante las dificultades económicas que empiezan a sufrir un gran número de familias, la institución se prepara para afrontar un auge en las necesidades sociales. Una de las medidas adoptadas ha sido la creación de una página web (www.caritasburgos.es/socios) para recaudar donativos online. 
La iniciativa, que forma parte de la campaña a nivel nacional ‘Cada gesto cuenta’, está pensada para atajar la dificultad de desplazarse a la sede diocesana, a las parroquias  o a las sucursales bancarias para ingresar donativos a causa del estado de alarma. Esta fuente de financiación, que junto con las aportaciones de los socios de la entidad y las de otros organismos de la Iglesia supone más del 45% de los ingresos de Cáritas, es -en palabras de García Cadiñanos- imprescindible para mantener la actividad de la institución. Con este motivo, a partir de este mes ya pueden realizarse aportaciones económicas a través de internet, mediante tarjeta de crédito y con un sistema seguro similar al empleado por cualquier comercio o servicio online.