Un nuevo servicio cubrirá el vacío en la atención a personas con daño cerebral

R.L. / Miranda
-
Afami atiende a 151 enfermos de Alzheimer y otras demencias. - Foto: DB

Afami atenderá el próximo año a al menos una docena de pacientes para lograr su recuperación, evitando que los afectados se tengan que desplazar a otras localidades

Cualquier lesión cerebral puede producir una alteración de las funciones cerebrales capaz de provocar déficits físicos, cognitivos, emocionales y sociales. El tratamiento es fundamental, y si éste se aplica en los seis meses posteriores a la lesión, la recuperación puede ser completa, de hasta el 100%, dependiendo del tipo de daño. El problema surge cuando los pacientes salen del hospital, porque «no hay ningún sitio adonde pueden acudir»; en los centros públicos «hay pocas plazas y la lista de espera es muy larga» mientras que en las clínicas privadas especializadas en daño cerebral, los tratamientos son «muy costosos».
En los últimos meses son varias familias las que han acudido a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer a preguntar por algún tipo de tratamiento para continuar el proceso de rehabilitación de la persona afectada. «No son demencias, que es lo que trabajamos nosotros, pero al tener características similares, como el deterioro cognitivo y físico, se nos acerca mucha gente que no tiene ningún sitio donde acudir», apunta Rosa García, psicóloga de Afami. Han empezado a trabajar con algunos pacientes de manera individualizada - algunos de ellos han sufrido ictus-, pero a partir del año que viene podrán ofrecer este servicio contando con más recursos. Cubrirán, de esta manera, un vacío que hasta ahora ha habido en Miranda y del que se pueden beneficiar decenas de personas.
El programa de Rehabilitación cognitiva y física para el daño cerebral adquirido lo llevará a cabo  personal de Afami, que ha conseguido el apoyo del Ayuntamiento para sufragar parte de sus gastos. «Hemos hecho pequeñas cosas pero necesitamos un aporte de más personal. Por eso presentamos el proyecto al Consejo Social, y ha sido aprobado», añaden desde la asociación. El servicio, que en un principio atenderá a las 10 personas de entre 40 y 60 años que están en lista de espera para empezar el tratamiento, tendrá un coste anual de 39.956 euros, de los cuales 25.000 euros serán aportados por el Consistorio. Los otros 14.956 los aportará Afami, que cobrará a cada familia una cuota máxima de 200 euros al mes durante el desarrollo de las sesiones.
Con este dinero será posible contar con una psicóloga, una logopeda, una fisioterapeuta y una terapeuta ocupacional para atender las sesiones de tratamiento de cada paciente, abordando una rehabilitación cognitiva, funcional y sensorial, favoreciendo además el entrenamiento en actividades básicas de la vida diaria. Desde Afami indican que tras realizar la correspondiente valoración del enfermo, «se verá dónde ha sufrido más daño y dónde necesita más rehabilitación». El objetivo es desarrollar al máximo la autonomía  física, cognitiva y emocional del paciente.
Por el momento este servicio tendrá una duración de un año, aunque desde la asociación confían en que «haya una continuidad» en cuanto a la aportación económica municipal mientras siga habiendo demanda.
Afami atiende en estos momentos a 151 personas con Alzheimer. Sus plazas están cubiertas aunque ahora mismo no hay lista de espera.