La fuga de empleos se triplica en el último lustro

J.D.M.
-
Flujo interprovincial de la contratación.

El pasado año se alcanzó el récord de 26.865 contratos firmados a burgaleses en otras provincias por los 17.814 compromisos suscritos en Burgos a foráneos. La tasa de movilidad laboral se redujo al 15,3%

La fuga de empleos de Burgos se ha triplicado en el último lustro. En 2012 se firmaron 2.949 contratos más a burgaleses en el exterior que a foráneos en la provincia. Con el paso de los años, esta cifra ha ido creciendo y en 2017 se llegó hasta los 9.051, un 207 por ciento más que cinco años antes. Solo León, con un saldo negativo de 9.628, presenta peores datos que el territorio burgalés en Castilla y León. En el lado contrario se sitúan Palencia (3.597), Soria (1.402) y Segovia (1.086), donde entran más trabajadores de los que salen.
En 2017 llegaron a la provincia para trabajar 17.814 foráneos, 131 más que el año anterior, un 33 por ciento más que hace un lustro (en 2012 fueron 13.392), mientras que se alcanzó el récord de 26.865 contratos realizados a burgaleses en el exterior, lo que supone un incremento del 64,4 por ciento con respecto a lo que se registraba en 2012 (16.341), según el Observatorio de Ocupaciones elaborado cada año por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). De esta manera, Burgos continúa entre las 35 provincias españolas, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que son emisoras de trabajadores, lo que agrava el problema de la despoblación, el descenso de la natalidad y el envejecimiento. 
Con los datos citados anteriormente, la tasa de movilidad se sitúa en Burgos en un 15,33 por ciento, ligeramente por debajo del año pasado (15,91%), pero por encima de la media nacional (13,58%). En cifras absolutas, en el conjunto de España, Madrid, Barcelona y Baleares son las provincias más receptoras de empleo, con saldos positivos de 233.810, 85.920 y 56.483, respectivamente. En el lado contrario figuran Cádiz (-68.726), Toledo (-43.960) y Alicante (-37.897) como las provincias más emisoras de trabajadores. 
El principal destino de la salida de empleo local es hacia Álava, donde se firmaron 6.395 contratos a burgaleses en 2017, seguido de Madrid (4.227), Vizcaya (2.534), La Rioja (1.640) y Valladolid (1.578). Por su parte, entre los compromisos suscritos con foráneos, que compensan algo las fugas, destacan los que llegan de Valladolid (2.003), de Madrid (1.931), de Palencia (1.263), de Vizcaya (1.248) y de Álava (1.154). 

 

[Más en la edición impresa]