El caos en los viajes dispara las consultas a la OMIC

H.J.
-

Vuelos, hoteles y servicios de internet acaparan la inmensa mayoría de las 2.100 peticiones de información registradas en la Oficina del Consumidor desde que entró en vigor el estado de alarma

El caos en los viajes dispara las consultas a la OMIC - Foto: Patricia González

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) se ha convertido a lo largo de las últimas seis semanas en una válvula de escape para los cientos de burgaleses que se han visto sorprendidos por las infinitas consecuencias socioeconómicas de la pandemia. Y su trabajo, aunque no sea presencial, ni mucho menos ha descendido.
Más bien al contrario, porque sigue prestando servicio a través del correo electrónico y por teléfono, y durante todo este tiempo ha tramitado ya más de 2.100 consultas. En concreto, desde el 16 de marzo hasta el 22 de abril había registrado 2.213, cerca de un 30% más que en el mismo periodo del año anterior. De ellas, 1.432 les han llegado vía telefónica y 681 por email. «El 95% tienen relación con circunstancias relativas a la COVID-19», explican desde la OMIC, dejando claro que el estado de alarma es el principal causante de su saturación.
Todo su personal se mantiene operativo, bien mediante teletrabajo o presencialmente, porque el volumen enorme de trabajo así lo exige. Y a tenor de la estadística parece evidente cuáles son los principales quebraderos de cabeza de los consumidores durante estos días.
El transporte aéreo ocupa el primer lugar con 510 consultas, lo que supone casi la cuarta parte del total. Se trata de consumidores que habían pagado un vuelo de negocios o por placer, y que se informan sobre sus posibilidades de cancelación, reintegro de importes pagados o el cambio por un bono canjeable a corto plazo.
Le siguen a gran distancia las agencias de viajes y los servicios telefónicos y de internet, con 243 y 254 consultas respectivamente, sobre todo de gente que solicita el mantenimiento de ofertas y promociones por la imposibilidad de realizar portabilidad (está prohibido durante el periodo de alarma) o que pide descuentos por la no prestación de servicios derivada de la cancelación de las retransmisiones deportivas.
Un escalón por debajo están los hoteles y alojamientos, que podríamos agrupar en el apartado de viajes, con 159 consultas preguntando por la cancelación de la reserva y su posible reintegro, y después encontramos las relacionadas con la administración y los servicios públicos, que concita 95 en su mayor parte cuestionando a qué organismo debe dirigirse el ciudadano por dudas diversas.

 

Más información en la edición impresa de Diario de Burgos