La hostelería espera la gran desescalada el fin de semana

B.G.R.
-

La tranquilidad marca los primeros días de apertura del interior de los locales pese a que el tiempo no acompaña demasiado a las terrazas

Primer servicio de comida de La Favorita, que tiene disponibles una veintena de mesas, incluidas las de los comedores. - Foto: Patricia

El plan de transición en la hostelería sumó el lunes otro 15% de bares en funcionamiento al permitirse la posibilidad de abrir el interior de los locales al 40% de su aforo, si bien la patronal prevé que la «gran desescalada» en el sector se produzca de cara al fin de semana (a partir de mañana jueves), para cuando también se nota ya un mayor movimiento de reservas en comedores. Todo ello dentro de un contexto marcado por la «tranquilidad» tanto en el arranque de la fase 2 como en el conjunto de la actividad en el que cree que no se repetiría el boom de las terrazas que marcó el inicio del proceso el 25 de mayo.

«El 65% o 70% de los establecimientos están en activo y llegaremos al 80% el fin de semana», pronosticó el presidente de la Federación de Hostelería, Fernando de la Varga, quien aseguró que el lunes no se notó demasiado el cambio de escenario debido a varias circunstancias. En este sentido, subrayó que la jornada transcurrió como «cualquier día normal en la ciudad», a pesar de que la meteorología acompañaba más a consumir en el interior que en las terrazas exteriores, teniendo en cuenta que cada vez «son más los trabajadores que se incorporan a sus empleos, que todavía hay personal de administraciones teletrabajando, que siguen sin llegar turistas al estar restringido el movimiento interprovincial y que tampoco se celebran  comidas de carácter empresarial».  

Dentro también de esa tranquilidad enmarcó el ritmo de reservas que están llegando a los establecimientos, principalmente para el fin de semana. No obstante, advirtió de que ese dato no debe llevar a confusión debido a que el aforo se ha reducido a menos de la mitad y eso hará que los comedores se llenen en muchos casos. Ampliar esa limitación al 50% es lo que ha pedido la entidad a la Junta, ya que tiene capacidad para modificarlo, si bien por el momento la demanda «no ha tenido respuesta».

Alicia García, de La Favorita y la Cantina del Tenorio, que esta semana ha abierto este último local, confía en poder llenar. «Los clientes nos están llamando desde la semana pasada, cuando el cambio de fase ya se veía como viable, y han reservado para este fin de semana», subrayó en referencia al local de la calle Avellanos, donde las mesas disponibles rondan la veintena, incluidas las de los comedores, al no usarse la barra y haber reducido a un pequeño rincón la tienda temporal abierta con comida para llevar.

García reconoce que estas semanas pasadas el trabajo ha sido más intenso que nunca, pero «para poco porque económicamente no ha resultado rentable». Sin embargo, cree importante «estar ahí y dar un servicio a los clientes» y ve necesario abrir el interior de los restaurantes, aunque «creo que este año intentaremos cubrir gastos y con eso nos damos por satisfechos».

El Casino tenía dos mesas ocupadas para la comida y entraban también llamadas para el fin de semana, pero el arranque de la fase 2 resultó «tranquilo». «Es el primer día y la gente está un poco acobardada», señaló Javier Domínguez, no sin antes admitir que, en su caso, «no nos podemos quejar porque las dos semanas de terraza han ido muy bien». Opinión similar expresaba Paloma Hernando, del Polvorilla, en cuanto al movimiento en el exterior, si bien esperará al viernes para abrir el comedor interior (ya tiene dos mesas ocupadas) a pesar de que cree que este servicio funcionará mejor en la fase 3, que Burgos podría estrenar este lunes, 15 de junio, si Sanidad aprueba la propuesta de la Junta.

Previsión parecida realiza el presidente de la patronal respecto al consumo en sala, no sin descartar que pueda mejorar algo por el cambiante tiempo burgalés. En cuanto al 20% de locales que seguirá sin abrir, afirmó que un 10% prefiere esperar a escenarios más avanzados y que el 10% restante ha colgado el cartel de se alquila o traspasa. 

En el polígono de Villalonquéjar, las expectativas del inicio de esta segunda fase eran mayores. En Las Terrazas, su responsable, Alberto Ruiz, calificó de «sorprendentemente flojo» el arranque con 62 comidas de las más de un centenar que suelen servirse. «Costará mucho remontar», señaló, comparando la actividad de este lunes con la de las primeras semanas de terrazas que funcionó mejor: «El buen tiempo, las ganas que había por parte de los clientes y pocos bares abiertos han podido confundirnos».