Aluvión de quejas de los turistas por la maratón

B.G.R./J.M.
-

La Federación de Hostelería traslada el descontento de muchos viajeros ante la imposibilidad de mover sus coches del centro por los cortes de tráfico. Además, asegura que los restaurantes vieron mermada un 40% su facturación

Aluvión de quejas de los turistas por la maratón - Foto: Luis López Araico

Los hoteles del centro de la capital estaban al 95% de su ocupación el pasado sábado debido a la festividad del Pilar, una fecha que el sector considera «clave» para el turismo. Sin embargo, muchos de esos huéspedes vieron cómo el domingo tuvieron que retrasar la vuelta a sus hogares ante la imposibilidad de mover sus coches por las restricciones de tráfico debidas a la celebración de la IV Maratón Burgos Campofrío, tal y como expone el vicepresidente de la Federación de Hostelería, Luis Mata, quien subraya que hubo un «aluvión de quejas» por parte de los turistas y también de los restaurantes.
Mata admite que los cortes de calles estaban anunciados, si bien precisa que hay que tener en cuenta que los visitantes «no conocen la ciudad, estaba todo cortado y no podían sacar los vehículos de los párkings». A este descontento en cuanto a la movilidad, une también el que llegó a los establecimientos situados en el entorno del Museo de la Evolución Humana (MEH), donde se encontraba la salida y la meta de la carrera, provocado porque las pruebas de megafonía empezaron a las 7.30 horas y «no pararon durante toda la mañana».
No solo los turistas expresaron su malestar. El responsable de la patronal asegura que el sector de la restauración también se vio afectado de forma negativa por las consecuencias de esos cortes de tráfico. «Han tenido una pérdida de facturación del 40% respecto a cualquier otro domingo con las mismas condiciones meteorológicas», señala, en referencia a que este mismo motivo mermó la afluencia de burgaleses a los bares.
Los hosteleros consideran que «tiene poco sentido» que en una ciudad como Burgos, «con miles de kilómetros de zonas verdes», se tengan que cerrar «completamente» sus principales calles para celebra un evento deportivo de estas características. Al respecto, aboga por que se aprovechen amplios espacios como el parque de Fuentes Blancas y el paseo de la Quinta, «minimizando» el impacto en el casco histórico para que «no quede todo restringido tanto para viajeros como para ciudadanos de a pie».
Otro aspecto que podría modificarse, a juicio de la Federación, es el día de celebración. Mata explica que estos acontecimientos deportivos suponen ya un reclamo turístico que se hubiera aprovechado mejor de no coincidir con el puente del Pilar, fecha «muy importante» en el calendario del sector por la tradicional afluencia de visitantes. «Se neutralizó el efecto que podría haber tenido la maratón en otro momento», manifiesta.
Lejos del centro también se notó la restricción en el acceso de los vehículos. Jorge Arasti, gerente del camping de Fuentes Blancas, asegura que la instalación contaba con mayor actividad por dicha festividad y que los vehículos «no podían salir porque estaba cortado todo el bulevar», algo que considera que se hubiera evitado si la medida no afectara a todos los carriles. En este sentido, añade que «me parece estupendo que se hagan eventos deportivos y que se sigan realizando, pero mejorando la organización».

[más información en la edición impresa]