Bridgestone reducirá la producción por cambios en la demanda

J.D.M.
-
Bridgestone reducirá la producción por cambios en la demanda - Foto: Alberto Rodrigo

La empresa estudia no renovar en Burgos los contratos temporales que expiran próximamente «hasta que la situación en el sector de la automoción se recupere»

La factoría burgalesa de Bridgestone no es ajena a la incertidumbre que reina en el sector de la automoción. El comprador duda a la hora de elegir un coche nuevo y no sabe si decantarse por un gasolina o un diésel de última generación, un híbrido enchufable o un eléctrico. Entre tanto, las matriculaciones siguen cayendo y eso repercute negativamente en todos los eslabones de la cadena de producción de vehículos. También, por lo tanto, entre los fabricantes de neumáticos, que deben adaptarse a las nuevas circunstancias para no acumular más stock.

La demanda de automóviles y neumáticos, explican fuentes de Bridgestone, «está decreciendo» y, por consiguiente, «impactando en nuestros clientes». Además, añaden, «el mercado está experimentando un cambio en la demanda de neumáticos LRD a HRD» (HRD para llantas de 18 pulgadas o más y LRD para llantas más pequeñas), lo que ha provocado que la factoría burgalesa acumule existencias de stock de este segundo tipo de cubiertas, «afectando temporalmente a las necesidades de producción en Burgos».

El «desajuste» existente entre el nivel de inventario y el de ventas de cubiertas de turismo supondrá una bajada de la producción en las distintas plantas europeas que se dedican a la fabricación de este tipo de neumáticos, entre ellas la de Burgos, especialmente durante los meses de junio, julio y agosto.

Para acometer este ajuste de la producción, la multinacional japonesa está «valorando detalladamente la situación» a fin de «minimizar el impacto» en los trabajadores y abordarán los próximos pasos a seguir con los propios empleados y sus representantes, aseguraron ayer fuentes de Bridgestone.

Uno de los escenarios que contempla la empresa, según informó este lunes el comité y reconoció ayer la dirección, es no renovar provisionalmente los compromisos que vayan venciendo de los eventuales. «Estamos considerando no renovar los contratos de los trabajadores temporales que expiran en un futuro próximo hasta que la situación se recupere», admiten, aunque «mantendremos informados puntualmente a los trabajadores que se encuentren en esta situación», indicaron ayer fuentes de Bridgestone, tratando de transmitir tranquilidad.

 

CALMA

Lo cierto es que entre los empleados de la factoría burgalesa parece reinar la calma, al menos de momento. «Se ve como una medida transitoria, temporal, y la gente está a la expectativa», aseguran fuentes internas. «Ha habido una bajada de las ventas derivada de la situación del mercado por las dudas en torno al eléctrico, al diésel... Pero donde hoy sobran 20 trabajadores, mañana pueden necesitar 30», confían.

La dirección y el comité mantuvieron este lunes una reunión en la que la empresa explicó los motivos de la bajada de la producción en verano y sus posibles consecuencias, también sirvió para que los representantes de los trabajadores solicitaran a los dirigentes que informen a los trabajadores que no sean renovados de «cuándo podrían volver a incorporarse» a su puesto de trabajo y que se acometan «cuanto antes» todas las peticiones de trabajadores que desean volver a la planta de Puente San Miguel (Cantabria), no solo los 17 que llegaron a Burgos en 2017 y retornarán a su lugar de origen en los próximos meses.