scorecardresearch

Nueva vida para los libros

B.G.R.
-

El colegio María Mediadora actualizará su biblioteca gracias a la iniciativa de Rubén Castrillo, un exalumno que ha lanzado una campaña para recoger ejemplares usados de lectura infantil y juvenil. En tres días, 80 donaciones

De izquierda a derecha, Rubén Castrillo, Sara Ruiz y Mikel Aurrekoetxea. - Foto: Alberto Rodrigo

En las estanterías se van acumulando libros. Unos recientes, otros antiguos, aquellos que siempre quedan pendientes de leer... El significado o el valor personal de cada ejemplar no hace fácil la limpieza para encontrar nuevos espacios. Y eso es lo que le pasó a Rubén Castrillo, que echando un vistazo a los volúmenes que guardaba se dio cuenta de que había unos cuantos de su infancia. Fue entonces cuando se acordó de su antiguo colegio, María Mediadora, y conversando con su mujer, Sara Ruiz, jefa de estudios del centro educativo, decidió dar una segunda vida a los recuerdos que atesoraba.

Con el visto bueno de los responsables educativos, decidió colgar en redes sociales un cartel con un breve mensaje. «Se recogen libros para una biblioteca escolar», explicaba, apostillando que «se encuentra en un barrio burgalés». Nunca imaginó que la respuesta fuera tan «abrumadora» y que en tres días llegarían a sus manos cerca de 80 libros. La mayoría de donantes de la capital, hasta cuyos domicilios se acerca para recogerlos, pero también de fuera, como el caso de una joven de Segovia que aprovechará su participación en el Cross de Atapuerca de este domingo, día 14, para dejar su mercancía.

Castrillo reconoce que en el éxito de la convocatoria tuvo que ver la influencer de Instagram @burgoslandia, con más de 19.000 seguidores, que a su vez compartió su mensaje. Parte de los volúmenes ya se encuentran en el centro, incluidos los de Sara y Rubén, que ha rescatado de casa la serie Pesadillas y La Visita del Inspector. «Necesitábamos espacio para otro tipo de libros y creo que mucha gente está en la misma situación», asegura este último, que precisa que las donaciones van dirigidas al público de Infantil y Primaria, y también al de la ESO en algún caso, siempre y cuando sean títulos de lectura lúdica y no de carácter académico.

Los alumnos se detienen con curiosidad en los nuevos títulos que han llegado a este centro concertado.Los alumnos se detienen con curiosidad en los nuevos títulos que han llegado a este centro concertado. - Foto: Alberto Rodrigo

El director del centro, Mikel Aurrekoetxea, no deja de sorprenderse por la idea y por la respuesta. Ahora toca el trabajo de clasificarlos por edades y temática, incluirlos en la base de datos del centro y poder realizar así la actualización de la biblioteca escolar (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este martes o aquí)