Cartas desinfectadas, legado para la Historia

ANDRÉS GALARÓN
-

Siempre al papel se le otorgó el sambenito de portador de infecciones y la correspondencia circulada en lugares de epidemia se sometía a variados métodos de desinfección

Carta desinfectada contra el Cólera.

Estamos en plena celebración de los 180 años de la aparición del primer sello del mundo que se canceló en una carta el 6 de mayo de 1840 por el correo británico. Sin los bordes dentados, como el que hoy conocemos, su utilización fue un invento que popularizó el intercambio epistolar dando un vuelco a las comunicaciones por misivas, haciendo pronto de su práctica una actividad generalizada en la población y extendiéndose pronto a nivel mundial.

Ahora confinados por la Covid-19, muchas veces hemos oído las pandemias que en 500 años han asolado al mundo y a España. Durante siglos las autoridades y los países adoptan posturas para conseguir que las enfermedades no se propaguen entre la población. De la colección temática del gran filatelista español Rafael Acuña Castillo, de Granada, 'Cuidado la vida es frágil', podemos ver los esfuerzos en ese sentido con las llamadas cartas desinfectadas. Además de ser un didáctico testimonio cultural con los sellos y el mundo de la posta como elementos de apoyo.

Siempre al papel se le otorgó el sambenito de portador de infecciones y la correspondencia circulada en lugares de epidemia se sometía a variados métodos de desinfección, los más populares con vinagre, y la fumigación con sulfuros donde a las cartas se las sometía a pequeños cortes por donde accedían al interior los efluvios de sal común, manganeso y ácido sulfúrico en una solución acuosa.

En la imagen que ilustra éstas líneas vemos una carta de 1865 dirigida desde Terni a Roma, Estado Pontificio (Italia) franqueada 20 c. sobre 15 c. (tipo herradura) con la marca «Netta dentro e fuori» (Limpia por dentro y por fuera). Dos cortes paralelos de desinfección y manchas de vinagre. Desde agosto a diciembre de 1865, la correspondencia dirigida desde Italia a los estados pontificios, fue desinfectada contra la epidemia de Cólera.