Malestar e indignación entre los voluntarios de Cruz Roja

B.D.
-

Denuncian que no se les permite ir a los actos de apoyo sanitario. Desde la presidencia de la entidad señalan que solo se les ha instado a que no utilicen las ambulancias, vehículos de socorro y material para acudir a «desfiles o paradas» públicas

Voluntarias de Cruz Roja, hace unos días repartiendo comida en Burgos. - Foto: Alberto Rodrigo

Los voluntarios de Cruz Roja han denunciado que «no podrán sumarse» a los actos que se realizan cada tarde, a partir de las 20 horas, en apoyo y reconocimiento al trabajo de los profesionales sanitarios ante la crisis provocada por el Covid-19. La dirección de la entidad en Burgos, según ellos les ha prohibido acudir a esos encuentros, lo que ha generado malestar e indignación entre ellos.

Esta medida, que se adoptó el pasado lunes, ha caído como un jarro de agua fría entre los voluntarios, ya que desde que se decretara el estado de alarma venían acudiendo, junto con Protección Civil y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a mostrar su respaldo a la labor sanitaria. La razón que les han dado, según explicó a este periódico uno de los voluntarios, es que «no tenemos que ir de héroes». Además, dicen, la convocatoria hace unos días de un acto en la glorieta Ismael García Rámila, al que acudieron dos auxiliares de enfermería del HUBU y voluntarias de Cruz Roja, no sentó nada bien a la presidencia de la entidad que a raíz de ese gesto remitió un comunicado para restringir la presencia en esos actos.

La decisión, según los afectados, va en contra de lo establecido por Cruz Roja a nivel nacional, donde se anima a asistir a estos encuentros para visibilizar su trabajo y fortalecer el ánimo de los mayores y de los más pequeños. Desde la entidad se les ha advertido de la adopción de «las medidas oportunas» si no se acata esta decisión.

Una versión diferente a la que da el presidente provincial de Cruz Roja, Arturo Almansa, quien asegura que lo que ha hecho es enviar un correo a las asambleas locales donde señala que las ambulancias, los vehículos de socorro y el material solo debe utilizarse para los fines sanitarios y no para «desfiles o paradas» públicas. Almansa argumenta que la utilización inadecuada de esos vehículos puede provocar su contaminación y un riesgo añadido. El presidente ha negado que haya prohibido la asistencia a esos actos de apoyo a los profesionales sanitarios pero sí entiende que eso debe hacerse desde casa o desde el lugar de trabajo, no haciendo comitivas por la ciudad con los medios de la organización.

Por su parte, los voluntarios aseguran sentirse «marginados» sin que se les haya reconocido la labor que están realizando para hacer frente a la crisis provocada por esta pandemia. «Que nos traten de esta manera es muy doloroso; se ha armado un revuelo importante entre nosotros y estamos indignados con esta situación», indicaron, tras apuntar que han intentado hablar con los mandos intermedios de la entidad para que transmitieran una queja formal. Además, dicen sentirse «desprotegidos y olvidados» en la base de la capital y alertan de que en un plazo de un año caducará la licencia de la ambulancia de Burgos «y nos quedaremos sin ella». Un servicio, recuerdan, que es también una fuente de ingresos para Cruz Roja. «Ha cambiado el sistema para cubrir los servicios preventivos y eso supone el cumplimiento de una serie de requisitos. Con esa disculpa, dicen que no se renovará», concluyen.